LA JORNADA
Roma, Italia.- El diario oficial del Vaticano aceptó la posibilidad de que exista vida inteligente fuera de la Tierra, si bien insiste en que esos alienígenas sería "nuestros hermanos" e "hijos de Dios".
El astrónomo del Papa, José Gabriel Funes, un sacerdote jesuita, dijo al L' Osservatore Romano que sería nada sorprendente que no existieran extra- terrestres inteligentes.

"De la misma forma en que existe multitud de criaturas en la Tierra, podría haber otros seres creados por Dios (fuera de ella)", aseguró. La entrevista sugiere que la jerarquía católica podría estar tratando de mostrar a un papa Benedicto XVI más abierto a las ideas de la ciencia moderna, para contrarrestar su imagen demasiado conservadora.

Benedicto XVI ha hablado en favor de la teoría del "diseño inteligente" en el pasado y ha fustigado las ideas de la evolución que no dejan sitio para Dios.

En la entrevista, Funes admite que, para él, la evolución es un hecho y que también cree en la teoría del Big Bang, como la explicación más probable del origen del universo, pero afirma que la Biblia no debe ser juzgada por su falta de precisión científica. "Fundamentalmente, la Biblia no es un libro científico. es una carta de amor escrita por Dios a su gente en un lenguaje usado hace 2 mil o 3 mil años. De tal forma, no podemos hacerle a la Biblia preguntas científicas."

La existencia de formas de vida extraterrestre no crearía un problema para los creyentes, insistió Funes, "porque uno no puede poner límites a la libertad creativa de Dios. Por lo tanto, serían parte de la creación".

El papa Benedicto XVI, repetidamente, ha recordado a los creyentes que "la Revelación nos enseña que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios" y que "el hombre es la única criatura sobre la Tierra a quien Dios dio facultades para actuar por su propio bien, con su libre albedrío".

La teoría del diseño inteligente es una postura que intenta reconciliar el creacionismo con la teoría de la evolución, al afirmar que si bien sí hubo un proceso de selección natural y evolución, esto no pudo haber ocurrido de no haber existido una "inteligencia superior divina".