"Estoy llegando -confesó- a ser una marca", es decir, un artista cotizado en el mercado del arte, como coetáneos de su grupo, el YBAs: Damien Hirst, Tracey Emin o Sarah Lucas.
Málaga, España.- El inglés Gavin Turk, artista del "movimiento" Young British Artists (YBAs), se siente "víctima" del éxito logrado con su carrera en la que cuestiona "el precio, la firma y la originalidad" del artista.

"El problema es cuando tú consigues el éxito con esa crítica", señaló Turk en una entrevista que concedió a Efe en el museo Centro de Arte Contemporáneo de la ciudad española de Málaga (sur), donde inaugura hoy su primera exposición individual en España, "En face" ("Enfrente de").

"Estoy llegando -confesó- a ser una marca", es decir, un artista cotizado en el mercado del arte, como coetáneos de su grupo, el YBAs: Damien Hirst, Tracey Emin o Sarah Lucas,

Y, en consecuencia, "algunos piensan: ¡Oh! ésto tiene que ser bueno porque es de Gavin Turk, y otros: ¡Oh, no, es Gavin Turk!", apuntó.

Pero, a pesar de todo ello, el artista dijo que va a mantenerse "en el juego de intentar cambiar las reglas" del arte llamando la atención sobre "cómo valoramos la experiencia de la creatividad".

"Actualmente, -afirmó- el arte no se trata de retratar a las hijas de reyes o reinas, sino que versa sobre el artista, que es siempre parte de la obra y los espectadores tienen siempre que cuestionar cuál es la intencionalidad del artista".

En esa línea de la relación con "la participación" y "la colectividad" se inspira la instalación "En face" que ha realizado para el CAC Málaga.

"En face" reúne 72 bustos de arcilla, colocados cada uno de ellos en pedestales de madera y de varias alturas que jalonan una sala poliédrica del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga desde hoy y hasta el próximo 12 de septiembre.

La obra es el resultado de una "performance interactiva" con un centenar de bustos de arcilla fresca de la cabeza del artista que fueron moldeados libremente por los invitados a una fiesta que organizó hace tres meses en su estudio en Islington (Londres).

Así "amigos y familiares" entre quienes había "desde académicos, deportistas o adolescentes" cambiaron los bustos que retrataban a Turk con una copa en la mano y vestidos de largo, como recoge el víde de 6 minutos que se proyecta en la exposición.

Para Turk (Guildford, Reino Unido, 1967), "todo el mundo puede llegar a ser un artista; todo el mundo tiene el potencial y las habilidades para ser creativo".

Y esto lo llevó a la práctica en esa obra en la que la idea era indagar en la noción de sí mismo pero no sólo cómo el otro le ve, sino "cómo eso se refleja" en el busto en el que ha intervenido, matizó.

Y por ello usó la cara, que es una zona del cuerpo a la que recurre con frecuencia en su obra porque "significa reconocerse", apuntó este admirador de artistas modernos como Andy Warhol, René Magritte, Joseph Beuys, Piero Manzoni y Marcel Duchamp.

De ahí que el título de la exposición, "En face" sea un juego de palabras, por los que Turk tiene debilidad, y más allá de su traducción francesa "enfrente de" remita a la idea de "cara" e "identidad" con la palabra "face" que en inglés significa "rostro o cara".