El Universal
El siniestro, que al parecer fue provocado por una veladora, destruyó todos los recuerdos, fotos, cartas y flores del cantante
La cripta de arquitectura moderna, pisos de mármol, columnas, arcos y una puerta de cristal donde descansa el cuerpo de Valentín Elizalde se incendió por segunda ocasión en este año.

El siniestro, que al parecer fue provocado por una veladora, destruyó todos los recuerdos, fotos, cartas y flores.

La tumba, que se localiza en el cementerio de la ciudad de Guasave, es una de las más veneradas de esta ciudad, donde pasó la mayor parte de su niñez y juventud al lado de su padre, el "Gallo" Elizalde.

El pasado 7 de abril, una supuesta falla en el sistema de cableado de la luz eléctrica provocó un fuerte incendio que dañó el interior y exterior de la tumba, y sus cristales explotaron.

Sobre este hecho, tanto su madre Camila Valencia, como sus primos, Gloria Elizalde García y Fabiola Elizalde argumentaron que los dictámenes de los peritos establecían que se trató de un accidente motivado por problemas en los cableados de la energía eléctrica.

La noche del lunes pasado, una veladora al parecer cayó y así se inició el incendio.