``Informes de esa naturaleza no tienen ninguna repercusión ni siquiera en nuestros asuntos internos ni en nuestro gobierno. En materia de derechos humanos creemos que el país esta mucho mejor que años pasados'', dijo el viceministro a la prensa el miércoles en la noche.
La Paz, Bolivia.- El informe de derechos humanos sobre Bolivia que emitió el Departamento de Estado ``es una simplificación grosera'', afirmó el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti.

``Informes de esa naturaleza no tienen ninguna repercusión ni siquiera en nuestros asuntos internos ni en nuestro gobierno. En materia de derechos humanos creemos que el país esta mucho mejor que años pasados'', dijo el viceministro a la prensa el miércoles en la noche.

``Es una simplificación grosera de la realidad nacional que está políticamente motivado...Tiene una tendencia parcializada en su análisis'', agregó Llorenti.

``Leyendo cada uno de los puntos se ve que hay una tendencia a la hora de realizarlo. Creemos que también es importante tener la suficiente convicción moral para hablar de los temas de los derechos humanos'', afirmó.

El informe del Departamento de Estado sobre la situación de los derechos humanos en la región, difundido el miércoles en Washington, respecto de Bolivia dijo que ``aunque el gobierno en general respetó los derechos humanos de sus ciudadanos, hubo problemas en algunas áreas''.

Mencionó ``abusos por parte de fuerzas de seguridad; duras condiciones carcelarias; arrestos y detenciones arbitrarias; ataques contra el Poder Judicial por parte del Poder Ejecutivo; amenazas a las libertades civiles, incluyendo los derechos legales y la libertad de prensa; uso excesivo de la fuerza y otros abusos en conflictos internos''.

Las relaciones entre La Paz y Washington se encuentran dañadas desde que el año pasado el presidente Evo Morales expulsó al embajador de ese país, Philip Goldberg, acusándole de dirigir una conspiración en su contra, poco antes los hizo con la agencia antidrogas de Estados Unidos, DEA.

La administración de George W. Bush procedió de la misma forma con el embajador boliviano y canceló a Bolivia las preferencias arancelarias andinas ATPDEA que también se concede a Ecuador, Perú y Colombia por sus esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico.

Autoridades del gobierno boliviano han mencionado que con la asunción del presidente estadounidense Barack Obama las relaciones podrían mejorar aunque Morales continúa acusando de interferir en su gobierno.