El Universal
Ricardo González Sada señaló que quienes se oponen son "traidores de la patria" "con telarañas mentales".
Cuernavaca, Morelos.- El presidente de la Coparmex, Ricardo González Sada, arremetió contra los opositores a la reforma energética y los llamó verdaderos "traidores de la patria" con "telarañas mentales" que en ocasiones manipulan para obstaculizar el desarrollo.

González Sada acusó que esos grupos nacionalistas que se oponen a la reforma energética son financiados precisamente por las grandes empresas transnacionales, que buscan que el país siga igual que en la revolución mexicana.

A ellos les pidió hacerse a un lado para que su rencor y resentimiento no afecte el crecimiento del país.

El líder patronal y el gobernador de Morelos, Marco Adame Castillo, inauguraron el Foro Regional sobre Competitividad de la zona centro del país, y en discurso sostuvo que los verdaderos traidores a la patria son quienes tienen la "poquísima" calidad moral de sacrificar el bienestar de los mexicanos para capitalizarlo con fines políticos.

"Hablan de soberanía cuando no hay absolutamente más soberanía que la autosuficiencia. Hablan de administrar o aprender administrar mejor los monopolios, cuando sabemos que la base del desarrollo es la competencia y en el concepto del plan estratégico de Coparmex los empresarios estamos abogando porque haya mayor competencia, mayor competencia entre los mismos empresarios".

El presidente de la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex), afirmó que la cúpula empresarial esta convencido de que no se puede permitir que el petróleo siga siendo propiedad de unos cuantos privilegiados.

No lo queremos para la iniciativa privada, precisó, pero demandó que quienes realicen las exploraciones sean los más eficientes y de menor costo.

"Que quien haga la extracción sea sin tomar posesión y propiedad del petróleo, que quien refine no sean mexicanos asociados con norteamericanos en Houston, sino que la instalación se haga para refinarlo en México con la creación de empleos, la derrama de valor generado y el pago de impuestos en México".

Todo ello, agregó, sin que la propiedad del producto procesado deje de ser de la nación y lo mismo la distribución.

Expuso que las diferentes etapas de proceso desde la exploración, perforación, extracción, refinación y distribución debe ser manteniendo el bien del petróleo en manos de la nación, sin importar si son del sector público, privado o nacionales o extranjeros pero procurando hacerlo al menor costo para que al vender el producto a precio internacional se genere el mayor margen posible del valor del petróleo.

Posteriormente, dijo, se debe vigilar que los recursos obtenidos por la venta del crudo se apliquen verdaderamente para la prosperidad de los mexicanos en programas de salud, educación, seguridad e inversión e infraestructura.

González Sada admitió que debe terminar la explotación de los mexicanos por un grupo de privilegiados que durante décadas están montados en el caballo de la Revolución "chupando de la ubre".

"Tenemos que continuar empujando las reformas, que han sido insuficientes, e ir al fondo. Entendemos que hay ideas en la cultura nacional de quienes profesan que sus abuelos, sus padres y ellos han defendido al petróleo. Casi me atrevería a decir que quienes están financiando a esos grupos de nacionalistas que no están dispuestos a ceder el petróleo, son precisamente las grandes empresas transnacionales que buscan que sigamos al igual que en la revolución mexicana", concluyó.