Diana Renée (dpa)
Brasil inició el partido más ofensivo, aunque la ausencia de Kaká claramente restó calidad técnica y poder de fuego al equipo verdeamarillo
Durban, Sudáfrica.- Portugal y Brasil libraron hoy en Durban un duelo muy peleado y parejo que terminó con un empate sin tantos que le sirvió al equipo luso para asegurar su pase a octavos de final del Mundial de Sudáfrica y a los sudamericanos para confirmarse como primeros del Grupo G.

El técnico luso Carlos Queiroz dispuso varios cambios en su once titular para fortalecer el sector defensivo de su equipo, mientras que su par brasileño, Carlos Dunga, también utilizó a un equipo modificado a raíz de las ausencias del suspendido astro Kaká y del lesionado mediocampista Elano y de su decisión de preservar al delantero Robinho, reemplazado hoy por Nilmar.

Brasil inició el partido más ofensivo, aunque la presencia de Julio Baptista en lugar de Kaká claramente restó calidad técnica y poder de fuego al equipo verdeamarillo, que tuvo pocas oportunidades en los primeros minutos. Una de las mejores salió a los seis minutos, cuando Dani Alves -quien reemplazó hoy al lesionado mediocampista Elano- hizo un disparo levemente desviado que asustó al portero Eduardo.


El portero portugués Eduardo (d) observa como el disparo del brasileño Nilmar (i) se estrella en el larguero de su portería


El equipo luso, cuyo objetivo principal era arrancar la clasificación, aunque fuera con un empate, inició el partido claramente cerrado atrás: se defendía con nueve jugadores y aguardaba el mejor momento para buscar el gol que le daría el primer lugar en el grupo a través de contragolpes en velocidad.

La primera oportunidad apareció a los 15 minutos, cuando el astro Cristiano Ronaldo desgarró por la izquierda e intentó definir con un fuerte disparo rechazado con el puño por el portero Julio Cesar en la mejor chance lusa de la etapa inicial.


El jugador portugués Pepe (i) lucha por el balón con el brasileño Julio Baptista (d)

Los pentacampeones siguieron buscando espacios, principalmente a través de jugadas combinadas de Dani Alves, Maicon y Luis Fabiano por la banda derecha, mientras que, por la izquierda, brillaba en solitario el guerrero atacante Nilmar, quien hoy reemplazó al titular Robinho, preservado por Dunga para los octavos de final.

El delantero del Villarreal casi inauguró el marcador para Brasil a los 36` con un disparo que chocó con el travesaño luso antes de que el portero Eduardo lograra recoger el balón para frustrar la mejor oportunidad verdeamarilla del primer tiempo.


El defensa portugués Pepe (d) salta por el balón con el brasileño Julio Baptista (i)

Nilmar volvió a asustar a los 37` con un disparo que pasó cerca del arco luso y a los 41`, con un tiro atajado sin dificultad por Eduardo. Y, a los 39`, Luis Fabiano desperdició una excelente oportunidad al rematar con un cabezazo algo desviado un centro de Maicon.

Los intentos de ataque de Portugal, a su vez, eran seguidamente frustrados por la atenta defensa brasileña, que recurrió con demasiada frecuencia a las faltas, practicadas principalmente por el volante Felipe Melo, el "pitbull" del sistema defensivo "canarinho".


El centrocampista portugués Raul Meireles (d) intenta marcar ante el portero brasileño Julio Cesar (abajo)

Temeroso a perder al volante y fiel a su consigna de que su equipo "debe empezar el partido con once (jugadores) y terminarlo con once", Dunga sacó a Melo de la cancha un minuto antes del final del primer tiempo y le dio a Josué la oportunidad de hacer su debut mundialista.

La salida de Melo debilitó el sistema defensivo brasileño, y abrió más espacio para el equipo de Cristiano Ronaldo. Apenas se inició el complemento, el delantero del Real Madrid volvió a buscar el gol a través de un ataque veloz por la banda izquierda interrumpido por el atento capitán brasileño Lucio, quien desvió la pelota a córner para evitar el remate a gol.

A los 54`, Queiroz hizo ingresar a la cancha al delantero Simao en lugar del mediocampista Duda, y con ello mejoró el poder ofensivo de su equipo, que pasó a presionar más arriba y a amenazar seriamente el arco brasileño.

Seis minutos más tarde, Raul Meirelles desperdició la mejor oportunidad de Portugal. Tras recibir un despeje del defensa Lucio tras gran jugada de Ronaldo, remató con un disparo que el portero brasileño, pese a estar tirado sobre el césped, logró desviar a córner en una arriesgada defensa.

Ronaldo, a su vez, siguió intentando sumar uno más al único tanto que marcó en lo que va del Mundial -en la goleada por 7-0 ante Corea del Norte-, pero todos sus intentos fueron frustrados por intervenciones de la defensa o por mala puntería a la hora del remate.

La batalla lusobrasileña perdió ímpetu en los últimos minutos, pero hubo dos sustos en los descuentos. Uno, el disparo de larga distancia del volante Ramires que el arquero luso Eduardo desvió a córner. Luego, el arquero brasileño le quitó la pelota de los pies de Fabio Coentrao para evitar un gol que parecía seguro.

Cuando el árbitro mexicano Benito Archundía señaló el final del partido, ambos equipos parecían satisfechos por un resultado que, al fin y al cabo, era beneficioso para ambos.

Síntesis:

PORTUGAL: Eduardo - Ricardo Costa, Carvalho, Bruno Alves, CoentrÆo
- Tiago, Pepe (64` Mendes), Raul Meireles (84` Veloso) - Danny, Cristiano Ronaldo, Duda (54` SimÆo).

BRASIL: Julio César - Maicon, Lucio, Juan, Michel Bastos - Dani Alves, Gilberto Silva, Felipe Melo (44` Josué) - Julio Baptista (82` Ramires) - Nilmar, Luis Fabiano (85` Grafite)

µrbitro: Archundia (México)

Tarjetas amarillas: CoentrÆo, Duda, Pepe, Tiago / Felipe Melo, Juan, Luis Fabiano

Espectadores: 62.712