Universal
El helado territorio del sur es un rincón que guarda casi intacta su belleza natural; es una experiencia fuera de lo común para quien ya haya recorrido mundo
Los mexicanos somos afectos al sol. Nuestro territorio goza de un clima tropical durante gran parte del año. Por otro lado, cuando pensamos en cruceros, la mente viaja directo al Caribe.

Hay destinos inexplorados que significan un reto más allá de lo que la mayoría de los mortales pueden experimentar. Los territorios del sur del continente y del mundo nos ofrecen paisajes, fauna y experiencias inimaginables.

Los pasajeros que se embarcan en esta aventura generalmente han recorrido mundo, y París, El Cairo o Indonesia son cosas ya conocidas.

Otra forma de disfrutar, bajo cero

En estos cruceros no hay casino o antro, pero la vista que sus camarotes panorámicos ofrecen hacen innecesarias esas distracciones mundanas. Los descensos a territorio antártico son estrictamente controlados, la interacción con la fauna se limita a la observación, y se deben usar unas botas especiales que se desinfectan al bajar y al subir del barco, para evitar el transporte de bacterias ajenas a los ecosistemas.

La temperatura se acerca a los 5 grados centígrados bajo cero. Si el clima lo permite, se organizan visitas a las estaciones científicas de los países que se han establecido en la Antártida, territorio que no pertenece a ninguna nación.

La flota naviera cuenta con tecnología de punta, rompehielos y comodidades de primer nivel. Los puntos de partida son Ushuaia y Buenos Aires, en Argentina, o Punta Arenas, en Chile. La tripulación habla inglés y alemán, pero cuando hay un grupo de al menos 20 hispanoparlantes, cuentan con un guía en su idioma.