Notimex
San Diego.- Expertos en bienes raíces internacionales advirtieron hoy que la crisis del sector comenzó ya a cruzar la frontera con México, donde unos 100 mil estadunidenses deciden residir parcial o totalmente al jubilarse cada año.
Analistas reunidos en un seminario en el condado de San Diego señalaron que las regiones mexicanas favoritas de los estadunidenses jubilados experimentarán un aletargamiento similar al del sector de bienes raíces californiano, aunque pasajero, en los próximos dos años.

Representantes de la firma trasfronteriza Alvarez y Marsal informaron que 30 proyectos de asentamientos enfocados en viviendas para estadunidenses dejarán de construirse, mientras dure ese aletargamiento en algunas regiones mexicanas.

Entre otras zonas, los expertos mencionaron a la frontera mexicana con el estado de California, la zona costera estatal bajacaliforniana en el mar de Cortés y el área de Puerto Peñascos, también costa del Golfo de Cortés, pero en el estado de Sonora.

John McCarthy, un analista de la Sociedad para el Desarrollo de Bienes Raíces para Esparcimiento en México, dijo que hay "una disminución temporal" en interés de los estadunidenses por invertir en propiedades en México, pero "continúa la demanda".

Analistas del seminario, coordinado por la firma legal internacional Baker and McKenzie, comentaron que el llamado corredor dorado, entre la fronteriza ciudad mexicana de Tijuana y la porteña de Ensenada, Baja California, es una de las regiones con aletargamiento pasajero.

Al iniciar la crisis en el sector de bienes raíces en California, comunicados de empresas en México destacaban aquí que una casa con vista al Pacífico como las del suburbio de La Jolla en San Diego costaría medio millón de dólares, un 30 por ciento en el corredor dorado.

Un estimado extraoficial calculaba que tan sólo en ese corredor vivirían en 2000 cerca de cien mil estadunidenses, en su gran mayoría jubilados; en el seminario en San Diego se presentó un cálculo de 600 mil estadunidenses radicados en el corredor.

Al seminario asistieron por lo menos 300 empresarios interesados en bienes raíces para estadundienses en México.

Algunos participantes opinaron que las condiciones de los proyectos de asentamientos para estadundienses en México pueden mejorar si se adecúan a que la mayoría de interesados nacieron en el "baby boom", ahora tienen 50 años, y necesitan actividades.

Los desarrollos, según esos participantes, requieren además de la vivienda inversiones para esparcimiento y actividades para los potenciales residentes estadunidenses en esas zonas en territorio mexicano.