Juan Antonio Dávalos / El Universal
La Máquina espera mostrar buen futbol y como consecuencia ganar
A Cristian Riveros no le convence eso de salir victorioso con un pobre futbol, como se han pronunciado por los rumbos de Coapa y como el propio Cruz Azul lo hiciera ante las Chivas en la última jornada del torneo.

"Es cierto que lo importante es ganar, sobre todo cuando son encuentros de Liguilla, pero también interesa la forma", comentó el mediocampista celeste, quien argumentó que "jugando bien, tienes mayores posibilidades de ganar y jugando mal se podrá ganar un partido, pero no todos. Uno tiene que tratar de jugar medianamente bien para arriba o jugar muy bien y ganar, además de que la gente se va alegre cuando se juega bien y se puede vencer".

El paraguayo espera un choque complicado ante Puebla, que dio una buena exhibición en el torneo regular, lo que obliga a los Cementeros a tener mayor atención en algunos jugadores claves de los Camoteros, como es el caso de Jared Borgetti, "es un equipo a cuidar, la realidad es que todos los equipos son muy parejos y el que gane lo hará por un marcador no tan amplio".

Y agregó: "Estamos hechos para pelear y llegar a la final, sabemos que es paso a paso, matar o morir, pero no podemos decir que estamos en la final antes de jugar los partidos; Cruz Azul siempre quiere llegar a la final y lograr el campeonato y hoy estamos con esa hambre, pero tenemos que ir paso a paso".

Para Riveros, un buen marcador es ganar en el estadio Cuauhtémoc. No estarían satisfechos con un empate, a pesar de que una igualada en el global les permitiría acceder a las semifinales, tras concluir en una mejor posición de la tabla general "saldremos a buscar los partidos y será un Cruz Azul que saldrá a ganar en cualquier cancha, porque es lo que venimos haciendo".

"Sabemos que con un empate estaríamos del otro lado, pero no pensamos en eso, sólo pensamos en poder salir con una ventaja de allá. Si uno quiere salir campeón tiene a ganarle a cualquiera, aunque sea el `caballito negro', pero eso sí, tampoco alocarnos, debemos pensar en que son encuentros que duran 180 minutos".

El mediocampista va más allá y acepta la condición de favorito y no sólo porque Cruz Azul finalizó el actual certamen en el subliderato de la tabla general, también porque La Máquina es uno de los rivales competitivos en la historia de las Liguillas: "Cruz Azul siempre es favorito, porque es grande, sus números así lo marcan".

Respecto de su situación contractual, no es algo que preocupe al mediocampista. Tiene contrato por seis meses más y ahora sólo piensa en la serie ante Puebla "eso llegará después, si ellos (la directiva) quieren hablar conmigo, nos reuniremos con mi representante cuando quieran, o el próximo año, hoy la verdad no pienso en eso".