Los Angeles, EU.- El director de "Die Hard" (Duro de matar/La jungla de cristal), John McTiernan, deberá pasar cuatro meses en prisión por el escándalo de escuchas ilegales en torno al detective privado de Hollywood Anthony Pellicano, infoprma hoy el periódico "Los Angeles Times".
El realizador de "La caza del Octubre Rojo" y "Last Action Hero" deberá además pagar una multa de 100.000 dólares por mentir a los agentes del FBI que lo interrogaron sobre los servicios que había requerido del "detective privado de las estrellas".

Según la fiscalía, McTiernan contrató a Pellicano para obtener ilegalmente información del productor cinematográfico Charles Roven, con quien el director había trabajo en el fracaso de taquilla "Rollerball" (2002).

McTiernan luchó hasta último momento por retirar su confesión, con el argumento de que consumía medicamentos y alcohol al momento de firmarla. Sus abogados aseguraron que sufre depresiones y no merece una sanción económica.

La jueza Dale Fischer rechazó los argumentos señalando que McTiernan "con seguridad no será el único preso deprimido".