La Habana, Cuba.- Cuba celebrará este sábado el Día Mundial contra la Homofobia con un amplio programa de conferencias, campañas, libros y hasta espectáculos con el objetivo de concienciar a los ciudadanos de la isla sobre el respeto a la diversidad sexual, un tema en el que la Mayor de las Antillas ha experimentado un drástico giro en los últimos años.
El evento, que se celebra por segunda ocasión en Cuba aunque por primera vez por todo lo alto, se produce en momentos en que la isla estudia reformar el Código de Familia para reconocer la unión legal de homosexuales, aunque no se incluya la posibilidad de la adopción para parejas del mismo sexo.

El Parlamento cubano tiene también en sus manos desde junio del año pasado un proyecto de ley sobre "identidad de género" que incluye el "derecho a la libre orientación sexual e identidad de género", así como "su reconocimiento en los documentos legales de cada persona".

Además, la isla planea próximamente iniciar las operaciones de cambio de sexo a 28 personas, para lo cual especialistas cubanos se están preparando junto a colegas belgas, según se conoció esta semana. Estas serían las primeras operaciones de este tipo desde 1988, cuando se realizó la hasta ahora única práctica de cambio de género en la isla.

La jornada, que se celebrará de manera simultánea en varias provincias del país, viene acompañada de una mayor apertura al tema para "concienciar" a la población: la prensa nacional lleva días publicando amplios reportajes sobre la identidad sexual y la televisión ha dedicado programas a la homo- y transexualidad.

Este viernes incluso se emitirá por primera vez en la pantalla pequeña la laureada película del taiwanés Ang Lee "Brokeback Mountain", sobre dos vaqueros gays. Un gran paso, si se tiene en cuenta que un film doméstico sobre el tema de la homosexualidad, la también multipremiada "Fresa y Chocolate", no fue emitida por la televisión cubana hasta el año pasado, más de una década después de su realización.

La impulsora de la jornada contra la homofobia es Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) e hija del presidente cubano, Raúl Castro.

En rueda de prensa para presentar el calendario de eventos, Mariela Castro aseguró que el programa, que se inscribe en un proyecto más amplio de concienciación social que incluye las escuelas, cuenta con el apoyo de todas las instituciones del país.

"Tenemos un diálogo más estrecho con el partido (Comunista, único) y hemos logrado mejores alianzas entre las instituciones", aseguró Mariela Castro el pasado sábado, destacando el "apoyo" de los departamentos Ideológico y de Cultura del PCC.

"Eso es lo mejor, porque ellos son los interlocutores más directos que he encontrado para hacer este trabajo", señaló.

En el plano de la homosexualidad, Cuba ha vivido una profunda transformación desde que en la década de los 60 se ingresara a los gays en "unidades militares de ayuda a la producción" con el objetivo de ser "reeducados".

Se trata de un "proceso de rectificación de errores y tendencias negativas" propiciado por la "caída del campo socialista y la crisis económica y social con el replanteo de estrategias económicas, las cuales propiciaron la entrada de nuevos modelos y conductas sociales", explicaba el diario "Juventud Rebelde" esta semana citando a especialistas.

Observadores coinciden en señalar como artífice de esta transformación a Mariela Castro, quien tuvo como predecesora a su propia madre, Vilma Espín, presidenta de la Federación de Mujeres (FEM) hasta su muerte el año pasado y una de las pioneras de la lucha por los derechos de la mujer en el continente latinoamericano.

El programa de la "Jornada Cubana por el Día Mundial contra la Homofobia" incluye en su edición en La Habana diversos paneles sobre "diversidad sexual", la presentación de libros relativos al tema y tertulias literarias, coloquios, talleres sobre prevención del VIH/sida, un ciclo de cine y espectáculos de danza y teatro.

Paralelamente se celebrarán programas similares en las provincias de Cienfuegos, Santa Clara, Sancti Spiritus y Santiago de Cuba.

El objetivo declarado del CENESEX es "contribuir a la educación de toda la sociedad, con énfasis en la familia, en el respeto del derecho a la libre y responsable orientación sexual e identidad de género, como ejercicio de la equidad y la justicia social".

A falta de una estadística sobre las preferencias sexuales en Cuba, Mariela Castro dijo no saber cuál será la "reacción" de la población, aunque se manifestó optimista: "Suponemos que va a ser muy bueno, porque la manera en que lo hemos realizado va a ayudar a entender las cosas, a reflexionar, a pensar", declaró.