La Habana, Cuba.- El Gobierno de Cuba acusó este martes a Estados Unidos de aplicar con "esquizofrenia" el embargo económico contra la isla, que en casi medio siglo deja pérdidas por más de 89.000 millones de dólares, 3.000 en el último año.
"La aplicación del bloqueo llegó a un nivel de esquizofrenia y ha destacado en el último año por la ferocidad (...), se está aplicando con más saña y quiere rendir por hambre al pueblo cubano", afirmó este martes el canciller cubano Felipe Pérez Roque.

El ministro divulgó el informe que Cuba presentará en la Asamblea General de la ONU, el 30 de octubre, cuando por décimo sexta vez será sometida a votación la resolución cubana que pide el levantamiento de la medida.

"Esperamos que el 30 de octubre sea una prueba del rechazo internacional que está política criminal concita cada vez más y que es un acto esquizofrénico", subrayó, al destacar que el año pasado la resolución fue aprobada por 183 votos a favor, 4 en contra y 1 abstención, cifra sin precedentes.

Pérez Roque precisó que en 2006 el embargo dejó un total de 1.300 millones de dólares sólo en afectaciones al comercio exterior, en tanto que los perjuicios derivados del riesgo de realizar transacciones financieras con Cuba ascendieron a 184 millones.

El denominado Plan para un Cuba Libre, creado en 2004 por el gobierno de George W. Bush y actualizado el 10 de julio de 2006, "se enmarca en la intensificación de la política" del embargo, el más antiguo del mundo.

"No dejan un solo espacio de la vida económica y social de los cubanos en que no agredan", dijo Pérez Roque, al señalar que el embargo afecta no solo el área comercial, sino también la salud, la educación, el transporte, el deporte y el intercambio cultural.

En 2006 las visitas a la isla de cubanos residentes en Estados Unidos bajaron a 59.000, mientras que en 2003 la cifra era de 115.000; en tanto que los viajes de los norteamericanos se redujeron de 85.000 a 37.000 en ese período.

"Es un acto de genocidio, un acto de guerra y una violación extraterritorial de los derechos", dijo el ministro, al apuntar que al menos 30 países sufrieron los efectos del embargo, como Alemania, Brasil, Canadá, Suecia, España, Australia, México y Suiza.

Pérez Roque calificó de "hipocresía" las propuestas sobre el embargo, algunos para flexibilizarlo y otros para levantarlo, presentadas por candidatos a la presidencia de Estados Unidos durante la campaña electoral.

"Unos y otros se estrellarán contra la voluntad de resistencia de nuestro pueblo. El embargo debe ser levantado ya y de forma incondicional", añadió el canciller, al señalar que Cuba está dispuesta a "seguir resistiendo mil años al bloqueo y las agresiones".

Las primeras sanciones económicas estadounidenses a Cuba datan de 1961, tras la frustrada invasión de Bahía de Cochinos, y fueron decididas por el entonces presidente norteamericano, John F. Kennedy.

Fue la primera de una serie de medidas de carácter económico y comercial para aislar al régimen de Fidel Castro, a las que siguieron en 1962 el embargo, la ley Torricelli en 1992, la ley Helms-Burton en 1996, y luego las restricciones a los viajes de los estadounidenses a la isla.