Notime
El embajador de Cuba en México, Manuel Aguilera de la Paz, aseguró que su país está dispuesto a dialogar con Estados Unidos sobre cualquier tema, pero sólo si se entabla una conversación entre iguales.
México.- Entrevistado luego de encabezar la ceremonia de conmemoración del 48 aniversario del triunfo cubano contra la invasión estadounidense en Playa Girón, sostuvo que el diálogo debe basarse en el respeto a la soberanía y autodeterminación de ambos países.

Explicó que las declaraciones de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, sobre la disposición al diálogo de Estados Unidos, deben ser analizadas de manera cuidadosa.

"Si con un lenguaje más suave se insiste en lo mismo de siempre, es decir que Cuba cambie su régimen de gobierno, entonces no, no estamos dispuestos", aclaró el diplomático.

Explicó que la secretaria de Estado norteamericana aseguró que su país tomó algunas medidas y esperaba otras similares por parte de Cuba para iniciar un diálogo.

Sin embargo, desde el punto de vista del embajador, no es posible que Cuba responda con medidas similares. "Nosotros no hemos bloqueado económicamente a Estados Unidos, no tenemos bases militares, ni hemos hecho amenazas a ese país".

Insistió en que las medidas dictadas por el presidente Barack Obama sobre los viajes de cubanos residentes en Estados Unidos a la isla y el envío de remesas de dinero sólo significa cancelar medidas que en su momento impuso el presidente George W. Bush.

Aún así, dijo, se mantiene el bloqueo económico y la base militar de Guantánamo, que permanece ahí contra la voluntad del pueblo y gobierno cubanos.

En otro tema, Aguilera de la Paz se refirió al viaje del presidente Felipe Calderón a Cuba. Explicó que hasta el momento no se ha fijado la fecha, pero se mostró optimista de que se cumpla la expectativa de realizarlo en el primer semestre de este año.

"Todavía quedan dos meses y medio", dijo tras señalar que desconoce las razones por las cuales no se ha fijado la fecha.

Insistió en que se mantiene la intención de la visita "y nosotros como anfitriones tenemos plena disposición" de recibir al presidente Calderón, cuya "cargada agenda" en lo interno y externo ha dificultado el acuerdo.