El gobierno de Raúl Castro acusó a la organización HRW de ser un instrumento de la política de Estados Unidos contra la isla
Cuba rechazó un informe de la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) en la cual acusó a su gobierno de no respetar los derechos humanos y la acusó de ser un instrumento de la política de Estados Unidos contra Cuba.

''Human Rights Watch (HRW) una vez más carga tintas contra la Revolución Cubana en un vano intento por manchar la impecable obra de la Isla a favor de la dignidad y los verdaderos derechos humanos de más de 11 millones de cubanos'', dijo un nota publicada en el periódico oficial Granma, órgano de difusión del Partido Comunista.

La nota va acompañada de una foto de un par de niños sonrientes.

El miércoles, la organización dio a conocer su informe anual y en él aseguró que la situación de los derechos humanos en Cuba, lejos de mejorar bajo la administración del presidente Raúl Castro, empeoró en relación al mandato de su hermano Fidel Castro.

Este informe ''pretende presentar una vez más al gobierno cubano como un represor sistemático y creador de un clima penetrante de terror, como si nuestras calles estuviesen tomadas por fuerzas militares y los ciudadanos, sin contar con derecho alguno, fuesen azotados brutalmente'', agregó el artículo según el cual es ''evidente'' que se trata de tirarle un ''salvavidas oxigenante'' a la ''menguada y desprestigiada contrarrevolución interna''.

Mientras por otro lado se trata de ''justificar'' las sanciones económicas de Estados Unidos --donde reside el representante de la organización -- contra Cuba.

El gobierno cubano suele alegar que protege los derechos humanos mucho mejor que la mayoría de los países porque su sistema proporciona salud pública gratuita, educación hasta la universidad, vivienda y alimentos básicos; mientras rechaza que algunos presos sean de corte político, pues los llevó ante los tribunales bajo cargos de recibir dinero u orientación de potencias extranjeras.

Human Rights Watch desechó sistemáticamente en estos años estos argumentos y criticó también a Estados Unidos por su embargo de varias décadas, pero no aceptó que estas sanciones sean responsables por las violaciones a los derechos humanos.