Notimex
México.- Francisco Hernández Gámez, líder minero de Cananea, señaló a Napoleón Gómez Urrutia, dirigente del sindicato minero, como el único responsable del cierre definitivo de la mina de Taxco, Guerrero, por estallar un paro ilegal.
Expresó además su preocupación de que el cierre de minas -ante el riesgo de que se sume la de San Martín, en Sombrerete, Zacatecas- alcance a la de Cananea, pues se pondrían en riesgo mil 300 puestos de trabajo sindicalizados y 600 de empresas terceras.

Lamentó que Gómez Urrutia sólo vea por los intereses personales, de su familia y de sus "cómplices", y ponga en riesgo los empleos y las inversiones anunciadas en el sector minero.

Indicó que no hay peor mensaje para los agremiados, la sociedad y los inversionistas que cuando se obstaculiza el desarrollo de minas y plantas por capricho de un líder sindical que lucra con los contratos colectivos y lo que menos le importa es el destino de los mineros que se quedan sin trabajo.

Hernández Gámez acudió a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) para continuar la gestión de registro del Sindicato Unico de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana Independiente.

Por separado, ante el anuncio del cierre de la mina de Taxco por las pérdidas que ha ocasionado la huelga iniciada el 30 de julio pasado, Carlos Pavón, integrante de la dirigencia del sindicato minero, sostuvo que Grupo México no puede suspender las actividades hasta que se resuelva el conflicto laboral.

En entrevista, el secretario de Asuntos Políticos del sindicato minero consideró que el anuncio del cierre de la mina es una campaña mediática de Grupo México para confundir a la opinión pública.