A cambio de más de 50.000 millones de dólares de ayuda (36.000 millones de euros), Estados Unidos y Canadá adquirirán la mayor parte de la matriz de Opel. No obstante, la decisión del juez Robert Gerber todavía puede ser apelada
Nueva York.- El tribunal de insolvencias de Nueva York dio hoy luz verde a la creación de la Nueva General Motors, fruto de la operación de nacionalización que llevará a cabo el gobierno estadounidense para sanear y reestructurar la compañía automovilística.

Gerber advirtió especialmente a los acreedores descontentos, señalando que la única alternativa sería liquidar GM, y eso sería "catastrófico". "GM no puede sobrevivir con sus pérdidas actuales", argumentó.

El gobierno de Estados Unidos quiere dejar lista la adquisición de rescate del centenario grupo automovilístico esta semana. Así, GM podría abandonar pronto su solicitud de insolvencia, presentada el 1 de junio. Y con ello, el mayor proceso de quiebra de la historia estadounidense quedaría zanjado muchísimo más rápido de lo que se esperaba en un principio.

Sin embargo, los acreedores de GM podrían actuar jurídicamente hasta el jueves contra el plan de rescate. También podrían querellarse contra la resolución grupos que reivindiquen compensaciones por daños de anteriores litigios, como sucedió con Chrysler, aunque al final fracasaron.

Para el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el nuevo comienzo de GM sería un éxito más contra la crisis más profunda que ha sufrido hasta ahora la industria automovilística. Ya a mediados de junio, Chrysler consiguió salir sorprendentemente rápido del proceso de insolvencia al cabo de unos 40 días. En su nueva andadura irá de la mano de los italianos de Fiat.