Notimex
Monterrey.- Unos 15 mil católicos dieron la bienvenida a Francisco Robles Ortega como nuevo cardenal de esta ciudad, durante una misa que ofició esta tarde en la Arena Monterrey.
Luego de que el pasado 24 de noviembre, el Papa Benedicto XVI consagró con la púrpura cardenalicia al arzobispo de Monterrey, la feligresía católica se volcó en vítores para Robles Ortega, a su arribo al lugar de la liturgia, ondeando pañuelos rojos.

Al mismo tiempo se escuchaban los acordes de "Amigo", aquel tema musical de Roberto Carlos que se consagró en el corazón de los mexicanos en 1981, durante la primera visita del entonces Papa Juan Pablo II a México.

El obispo auxiliar de Monterrey, José Lizares Estrada, fue el encargado de dar la bienvenida a nombre de la grey católica regiomontana al nuevo cardenal, ante una efigie de la Virgen del Roble, patrona de esta ciudad.

En su mensaje, el obispo auxiliar manifestó "el gozo de esta comunidad al verlo adornado entre nosotros con la púrpura sagrada" que consagra a Robles Ortega como nuevo príncipe de la Iglesia.

Al final, Lizares Estrada expresó el deseo de hijos, religiosos y laicos de "que vivas muchos años", para dar paso a la primera misa cardenalicia del prelado de 58 años de edad y originario de Mascota, Jalisco.

En la eucaristía, el ahora cardenal de Monterrey dijo estar contento de esta nueva encomienda, que implica una gran responsabilidad, la cual dijo, será compartida con feligresía, obispos, presbíteros, diáconos, seminaristas y comunidades parroquiales, que también asistieron.

"Les confieso, ha pesado, ha calado hondo en mi conciencia y en mi alma, pero también les confieso, esta encomienda, esta gracia, la he vivido con mucha paz y con mucho consuelo espiritual. porque la siento ampliamente compartida con ustedes", dijo.

"Me siento animado, descansado, seguro, porque han interpretado bien esta encomienda que se da a mi persona, también se da a la comunidad de mis hermanos y hermanas que presido como servidor y obispo", señaló entre aplausos.

El nuevo miembro del colegio cardenalicio, cuarto integrante mexicano en activo, señaló que en el marco del inicio de un nuevo año litúrgico, es necesario trabajar "por la paz, la fraternidad y la unión de todos en la Iglesia".

Al final, agradeció la presencia de autoridades civiles encabezadas por el gobernador Natividad González Parás y alcaldes, a quienes convocó a mantener la colaboración "siempre unidos por el bien de la comunidad, ellos en su campo y nosotros en nuestra misión".

A la misa de bienvenida del cardenal Robles Ortega en la Arena Monterrey, que tuvo una duración cercana a las dos horas, asistieron 18 obispos de diversas arquidiócesis del país y de Laredo, Texas.

En la misma ceremonia se dio lectura a un escrito de la comunidad israelita local, firmado por el rabino Moisés Kaiman, donde se felicita al cardenal.