Por Mure Dickie en Beijing / El Universal
China.- China tomó una extraña medida previa a la inauguración de su primer tren de transporte público automatizado: contratar conductores.
El Financial Times descubrió que más de 70 aspirantes a conductores, todos hombres, menores de 25 años, con buenos reflejos y buen nivel de inglés, comenzaron a recibir capacitación para trabajar en la conexión de 28 kilómetros entre el aeropuerto de Beijing y la estación de Dong-zhimen, cercana al centro de la ciudad.

"La contratación de conductores para la línea del aeropuerto está terminada", comentó Jia Peng, de la empresa Beijing Mass Transit Railway Operation, que controlará la conexión.

La decisión de contratar a conductores para una línea diseñada para no utilizarlos sugiere que algunas personas dentro de la vasta burocracia de Beijing probablemente están teniendo dificultades para igualar el rápido ritmo con el que avanzan las construcciones de nueva infraestructura antes de los Juegos Olímpicos del próximo agosto. Asimismo, pone de manifiesto los peligros potenciales de tener a dos compañías controladas por el Estado a cargo de la construcción y operación de sus líneas de transporte público.

Cuando se le preguntó la razón de la contratación de conductores, Jia dijo que incluso los sistemas de trenes automatizados en ocasiones necesitan ser operados y monitoreados manualmente y que en ocasiones hace falta que los conductores abran y cierren las puertas. No obstante, agregó, la pregunta sobre si la línea del aeropuerto tiene o no conductores debería ser planteada a los propios constructores de la línea. "Todavía no hemos asumido la administración, por lo que no sabemos cuál es su definición", comentó Jia. "No estamos involucrados".

Un funcionario de la firma Beijing Dongzhimen Airport Express Rail, responsable de construir la conexión, dijo que los trenes, que se están construyendo en China con tecnología de la compañía canadiense Bombardier, son completamente automáticos.

Al mencionarle que Beijing Mass Transit estaba contratando conductores, el funcionario, quien pidió no ser nombrado, señaló: "No sabemos qué están pensando. No interferimos en los asuntos finales de operación".

Para Bombardier, el contrato de 44 millones de dólares por 40 vagones avanzados ART MK II, que operarán en la línea del aeropuerto, representa la oportunidad de exhibir su tecnología automatizada en China, un mercado de enorme importancia.

Zhang Jianwei, representante de Bombardier en el país, insistió en que sus trenes desempeñarán a la perfección la tarea de viajar entre las cuatro estaciones de la línea sin necesidad de asistencia humana. "Estos trenes no requieren de conductor", aseguró Zhang.

Sin embargo, reconoció que el diseño de los vagones de Beijing había sido alterado bajo un costo adicional para incluir un compartimiento para un conductor, un cambio que Bombardier se sintió complacido de hacer. "Hacemos lo que pidan los operadores", declaró el representante.

Un funcionario de la subsidiaria de Beijing Mass Transit que está capacitando a los conductores insistió en que sí desempeñarán un trabajo, pero descartó emitir detalles. "Por ahora es un secreto", dijo. "Hablaremos de ello cuando sea oportuno".