Notimex
En 15 años de relación no se ha vulnerado al Estado laico: Rivera
México.- El cardenal Norberto Rivera aseguró que el Estado mexicano debe abrirse a una mayor cooperación e intercambio con la Santa Sede, sin temor a perder su laicidad pues en 15 años de relación ésta no se vulnerado un solo ápice y la relación es sana.

En entrevistas exclusiva para Notimex con motivo del 15 aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre México y la Santa Sede, el también arzobispo primado de México dijo que México está muy cerca del corazón del papa Benedicto XVI.

Por ello afirmó que en una eventual visita del Pontífice a nuestro país, el pueblo católico podría sanar "el sentimiento de orfandad que nos dejó la muerte del amado papa Juan Pablo II".

El cardenal Rivera afirmó que México es un país estratégico para el Vaticano, por lo que para mejorar las relaciones entre ambos Estados no es necesario cambiar la Constitución aunque algunos obispos y laicos plantean mayor libertad religiosa en nuestra nación.

En la entrevista que a continuación se transcribe de manera textual, el prelado mexicano detalla su sentir sobre el 15 aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre México y la Santa Sede.

- ¿En qué estado se encuentran en la actualidad las relaciones entre el Estado Vaticano y el Estado Mexicano?

- NRC: Yo podría valorar la relación como muy positiva, caracterizada por el mutuo respeto, el diálogo y la cooperación. Pienso que es una relación sana que enriquece a ambos Estados y que permite unirnos en la búsqueda del bien no sólo de México sino del mundo.

- ¿Cómo ha variado la relación entre ambos Estados a lo largo de tres lustros?

- NRC: La relación ha ido creciendo para bien, se ha vencido la reticencia inicial del Estado mexicano, pues se ha constatado que una relación diplomática con la Santa Sede no vulnera en absoluto al estado laico.

A lo largo de estos 15 años cada Estado ha mostrado respeto pleno y una clara intención de crecer en la comprensión, la colaboración y el respeto.

- ¿Aún puede mejorar esta relación diplomática?

- NRC: Toda relación es susceptible de crecimiento y mejora, y en el caso de los Estados sucede lo mismo. Si bien ya hemos dicho que la relación del Estado mexicano con la Santa Sede goza de cabal salud, es de esperarse que se estrechen de los vínculos de cooperación e intercambio en todos los niveles.

- De ser así, ¿cuáles serían las condiciones, es decir, tendría que haber cambios legales en México o sólo se trataría que mejorar la disposición de los actores políticos?

- NRC: Para que el Estado mexicano tenga una mejor relación con la Santa Sede no hace falta hacer reformas constitucionales; en el marco legal actual las relaciones diplomáticas se desarrollan de manera adecuada.

Sin embargo, algunos obispos y fieles laicos consideramos que la ley actual que rige a las Asociaciones Religiosas es perfectible, sobre todo en lo referente a alcanzar más que una libertad de culto una verdadera libertad religiosa.

- ¿Qué importancia tiene México para el Vaticano?

- NRC: Todas las naciones tienen para la Santa Sede una gran importancia, pero México ocupa un lugar especial y estratégico, pues no hay que olvidar que somos el segundo país con más católicos en el mundo.

Además, en nuestra patria está el santuario de la Virgen de Guadalupe, el más visitado del planeta, y nuestro país, con la inmigración a los Estados Unidos ha hecho posible que el número de católicos se haya duplicado en la nación vecina, pasando a ocupar el tercer lugar de población católica a nivel mundial.

- ¿Ha variado la visión sobre México en el Vaticano, luego del fallecimiento del papa Juan Pablo II y la llegada del papa Benedicto XVI?

- NRC: No, la visión sigue siendo muy positiva y esperanzadora, no debemos perder de vista que el Santo Padre Benedicto XVI fue uno de los colaboradores más cercanos del papa Juan Pablo II, por lo que México no le es extraño, está muy cerca del corazón del papa.

El obispo de Roma me ha expresado su ilusión de viajar a nuestro país en 2009 para la presidir el Encuentro Mundial de las Familias, a realizarse en la ciudad de México.

- La visita a México del Santo Padre Benedicto XVI, que se espera para el año 2009, ¿podría incidir en profundizar aún más los lazos con México?

- NRC: Evidentemente que sí. El nuncio anterior, monseñor Giuseppe Bertello, se fue profundamente impresionado por constatar el gran amor que México tiene por el papa, independientemente de quién sea en el momento.

Pienso que el sentimiento de orfandad que nos dejó la muerte del amado papa Juan Pablo II, terminará por sanar con la presencia paterna de nuestro Santo Padre, Benedicto XVI, en su futura visita a México.

- ¿Cómo han incidido los cambios políticos en México en la visión que tiene el Vaticano respecto a nuestro país?

- NRC: La Santa Sede siempre está atenta a lo sucede en México, además que goza de una información muy detallada del acontecer nacional.

Puedo decir que la imagen que la Santa Sede tiene de México es muy positiva, pues sabe que nuestro país ha venido madurando en su vida democrática.

Además, cree que alcanzará una adecuada convivencia que lleve al entendimiento entre las fuerzas políticas y a un adecuado progreso, en el que poco a poco se irá superando el clima de inseguridad social y la injusta desigualdad económica que mantiene en la pobreza a la mitad del país.

- ¿Qué se tendría que hacer para que fuera más profunda la relación entre México y el Vaticano?

- NRC: El Estado mexicano debe abrirse sin temor a una mayor cooperación e intercambio con la Santa Sede; 15 años de relaciones diplomáticas no han vulnerado al Estado laico, por el contrario, le han mostrado que puede mantener una sana relación con la Santa Sede sin perder un ápice de su carácter laico.

La Santa Sede tiene un legado cultural, artístico e histórico único en el mundo que podría compartir con nosotros mediante intercambios de tipo cultural, a fin de que fuera apreciado por todos los mexicanos. Digo esto sólo por citar un ejemplo de las muchas posibilidades que es posible realizar.

- ¿En qué temas se podría enriquecer aún más la relación?

- NRC: En el campo de la ética, de los derechos humanos, de la justicia social, de la paz del mundo y de la protección al planeta, entre otras muchas posibilidades.