LA JORNADA
México, D.F. .- México está en condiciones de sacar provecho de la plataforma nacional de medicina genómica desarrollada en los pasados cuatro años, con una investigación que identifique todos los genes vinculados a la diabetes y el cáncer de mama, aseguró Gerardo Jiménez Sánchez, director del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen).
El proyecto, que se realizaría con la Universidad Harvard, permitiría conocer los mecanismos moleculares de ambas enfermedades, la manera de prevenirlas, así como encontrar nuevos y mejores tratamientos que sirvan específicamente a los mexicanos.

Durante la Reunión Internacional de Líderes en Medicina Genómica, aspectos regulatorios emergentes, inaugurada ayer por Julio Sotelo Morales, coordinador de los Institutos Nacionales de Salud, Jiménez Sánchez comentó que existe interés de industrias nacionales y extranjeras por participar e invertir en el proyecto, cuya realización requiere de 20 millones de dólares anuales durante 10 años.

Reconoció que se trata de una investigación ambiciosa, pero que se puede llevar a cabo con los recursos ya disponibles en el Inmegen. Es el momento, dijo, de que todo lo que se ha hecho alrededor de la medicina genómica empiece a tener utilidad práctica para mejorar las condiciones de salud de los mexicanos.

Investigación nacional

Recordó que el país incursionó en esta área de la medicina desde que se reconoció al genoma humano como materia de salubridad general, la creación del Inmegen, la repatriación de científicos y la inversión en infraestructura; además de reformas legales que garantizan los derechos de propiedad del conocimiento que se derive del genoma de los mexicanos.

Al respecto, Éctor Jaime Ramírez Barba, presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, comentó que en el penúltimo día del periodo ordinario de sesiones del Congreso, los diputados aprobaron la minuta enviada por el Senado para reformar varios artículos de la Ley General de Salud y asegurar que el conocimiento obtenido a partir de las muestras sanguíneas que se tomen en el país sea de propiedad nacional.

Cualquier proyecto con fines poblacionales deberá ser registrado y efectuarse sólo si existe colaboración con alguna institución mexicana, detalla el documento.

Jiménez Sánchez puntualizó que con esta reforma legal se reconoce la soberanía genómica, la cual surgió como necesidad luego de que una compañía estadunidense hizo un estudio genómico para cáncer de mama en mujeres de Israel. La empresa se llevó la muestras de sangre y luego patentó el conocimiento. Lo que resultó en que si las israelíes querían hacer uso de esa información tenían que pagar a la empresa que realizó la investigación.

El director del Inmegen resaltó la importancia de ésta y otras modificaciones legales que también aseguren los derechos de las personas. En México se necesita, por ejemplo, garantizar el desarrollo sostenido de la investigación genómica en problemas nacionales de salud, normas que clarifiquen los mecanismos para abordar a las poblaciones, cómo pedirles su consentimiento informado para tomar la muestra sanguínea, y la forma de almacenar la información, entre otras.

Luego tienen que venir regulaciones como la que ayer firmó el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, para prohibir ladiscriminación de las personas por su contenido genético, específicamente a la hora de contratar seguros de gastos médicos.

Respecto del trabajo de investigación que se ha realizado en el Inmegen, Jiménez Sánchez destacó que con lo que se ha realizado hasta ahora, como proyecto piloto, en el caso de la diabetes, el instituto está listo para desarrollar proyectos de gran envergadura.

Trabajo con 10 mil enfermos

En el caso de la investigación sobre diabetes, explicó que se trabajaría con 10 mil enfermos, a quienes se tomaría la muestra sanguínea y se dividirían en cinco grupos, entre ellos, su relación con la obesidad, la hipertensión y otras complicaciones vasculares.

Durante la primera etapa de la investigación del Inmegen se buscó la frecuencia de las variaciones genéticas que producen diabetes en los mexicanos.

Una vez que se conozcan los genes causantes de la enfermedad, los científicos accederán al conocimiento sobre los mecanismos moleculares de la diabetes, la identificación de blancos terapéuticos y nuevos posibles tratamientos médicos. Otro proyecto similar se puede realizar con el cáncer de mama.