LA JORNADA
El escenario previsto por PRI, PRD y PAN en el Senado es que todo el proceso constitucional en torno a la reforma electoral concluya a finales de octubre, una vez que la minuta sea aprobada en la Cámara de Diputados y en 50 por ciento de los congresos locales, es decir, en 16 legislaturas de igual número de entidades.
México D.F. .- Por ello, los senadores estiman que sería a finales de octubre o principios de noviembre cuando se concrete la remoción del presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), Luis Carlos Ugalde, y dos consejeros más, en un proceso que quedará en manos de los diputados.

De acuerdo con el artículo tercero transitorio de la reforma constitucional en materia electoral -aprobada ya en el Senado-, la Cámara de Diputados contará con un plazo "no mayor a 30 días naturales" a partir de la entrada en vigor del decreto, para integrar el nuevo Consejo General del IFE.

Otro artículo transitorio, el cuarto, detalla la forma en que la Cámara de Diputados procederá para elegir a los consejeros, de acuerdo con un esquema de escalonamiento previsto luego de la salida, en tres etapas, de los nueve integrantes del instituto.

Los diputados deberán nombrar al sucesor de Ugalde para un mandato de seis años, que concluirá el 30 de octubre de 2013, con la posibilidad de ser relecto por una sola vez y por un periodo similar.

Los otros ocho consejeros serán electos por nueve años. Dos de los actuales saldrán junto con Ugalde y se deberá elegir a quienes ocuparán su lugar para un mandato que concluye el 30 de octubre de 2016.

De los restantes seis consejeros en funciones, tres serán removidos en agosto de 2008 y los otros tres permanecerán en el cargo hasta concluir su mandato, el 30 de octubre del 2010.

Antes, sin embargo, tiene que concluir el trabajo del Constituyente Permanente y para ello, además de que la reforma electoral se vote en San Lázaro, se requiere que la mitad más uno de los congresos locales del país aprueben también la minuta.

Al respecto, el senador Ricardo Monreal adelantó que los tres grandes fuerzas políticas irán de manera conjunta a los estados para explicar "de manera cuidadosa y prudente" el alcance de esa reforma constitucional.

"Estamos ante un poder real, no somos ingenuos y tampoco suicidas. Sabemos lo que podemos hacer. Como poder constituyente tenemos la facultad y la decisión de acudir a la entidades federativas, de hablar con los gobernadores y con los grupos parlamentarios para explicarles la importancia de que aprueben la reforma", recalcó.

Comentó que seguramente continuarán las presiones de los concesionarios por medio de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión, pero pese a ellas los legisladores federales continuarán adelante.