Notimex
México.- El ombudsman nacional, José Luis Soberanes Fernández, llamó a la sociedad organizada a estar pendientes de que la Reforma Penal y de Administración de Justicia, que se analiza en el Congreso de la Unión, contemple el respeto irrestricto a las garantías individuales.
Al dirigir su mensaje luego de la firma de un convenio con más de 20 Organizaciones No Gubernamentales (ONG) del Distrito Federal para capacitar y fomentar la cultura de los derechos humanos en la capital del país, afirmó que la delincuencia no se puede combatir con delincuencia.

Recordó a los defensores de los derechos humanos que hace cuatro décadas lucharon por conquistar el reconocimiento de las libertades civiles y se crearon espacios políticos en los que se ampliaron la participación democrática y la libertad de expresión.

En ese sentido el presidente de la Comisión Nacional de los Drechos Humanos (CNDH) los exhortó a impedir que esa herencia se ahogue por la inseguridad o por la violencia en cualquiera de sus expresiones.

"Estemos atentos a que las propuestas como la anunciada Reforma Penal sean siempre compatibles con el pleno respeto de los derechos humanos", subrayó.

Soberanes Fernández dijo que no está de acuerdo en combatir el delito con otro delito sobre todo al pasar por alto el respeto de las garantías individuales, como el que otorguen a los ministerios públicos la facultad de cateo e intervención de llamadas sin estar de por medio una orden judicial expedida por un juez.

"El combate al delito nunca puede ser hecho por otro delito, y si quieren combatir en verdad un delito tiene que ser con pleno respeto a los derechos humanos", recalcó.

Por ello, reiteró, todos tienen que estar muy pendientes para que la Reforma Penal y de Administración de Justicia que se analiza en el seno del Congreso de la Unión sea por un respeto irrestricto a las garantías individuales.

Por otra parte reconoció que la CNDH ha tenido avances importantes, pero aún quedan tareas pendientes en su agenda y de ahí que se desprende la relevancia de sumar esfuerzos como se hace con la firma de este convenio con la sociedad civil organizada.

"El mejor camino para proteger y ampliar los derechos fundamentales es consolidar la cultura y su defensa. Esto es posible no sólo con acciones coercitivas de los tribunales y recomendaciones de los ombudsman, sino con mayor educación y creando conciencia sobre la importancia que tienen estos derechos", apuntó.

El espíritu de la Declaración Universal de los Derechos Humanos consiste en garantizar, que al margen de ideologías, religión e idioma, esos derechos siempre sean un punto de encuentro entre todas la personas, de todos los países y de todos los credos y convicciones, puntualizó.