Cuba.- El 40 aniversario de la muerte de Ernesto 'Che' Guevara fue conmemorado este lunes con una peregrinación al pueblo de La Higuera, Bolivia, donde fue ejecutado, y un acto en Santa Clara, Cuba, que guarda sus restos, en una jornada en que participaron jefes de Estado, revolucionarios y turistas.
El tributo comenzó en Santa Clara, 300 km al este de La Habana, donde están sepultados los restos del legendario guerrillero argentino con un acto al que asistieron el presidente provisional de Cuba, Raúl Castro, la familia de Guevara y altos dirigentes de la revolución.

Los cambios políticos que tienen lugar en América Latina en la actualidad convierten en "realidad los sueños" del Che, dijo su hija Aleida Guevara en el acto, al que asistió acompañada por su madre, Aleida March, y sus hermanos Celia, Camilo y Ernesto.

Al pie de la gigantesca estatua de bronce erigida al Che, Raúl Castro presidió la ceremonia en sustitución de su hermano Fidel, quien este lunes en un texto rindió homenaje al guerrillero.

"Hago un alto en el combate diario para inclinar mi frente, con respeto y gratitud, ante el combatiente excepcional que cayó un 8 de octubre hace 40 años", dijo en un artículo de prensa Castro, alejado del poder desde julio de 2006.

Hace diez años Castro presidió en Santa Clara la inhumación de los restos, traídos a Cuba en julio de 1997 tras ser hallados en una fosa común en Vallegrande, sureste de Bolivia.

Precisamente en Vallegrande, donde fue capturado el 8 de octubre de 1967 para ser ejecutado un día después, el presidente de Bolivia, Evo Morales, encabezó la conmemoración por el Che evocando el legado del guerrillero.

"Nunca olvidemos al Che que nos dio línea política, que dio su vida por los demás. Esta lucha continuará, mientras exista el capitalismo, mientras no se cambie el neoliberalismo", afirmó el mandatario.

En el acto estuvieron más de 3.000 personas incluyendo al ex compañero del Che en la guerrilla boliviana, el cubano Leonardo Tamayo, y delegados de organizaciones de izquierda de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay.

Portando banderas bolivianas, cubanas y las indígenas whipalas (símbolo multicolor de los aymaras y quechuas), visitantes de América Latina y Europa se congregaron desde temprano, en una ferviente comunión que cobijó incluso a quienes no tenían la misma visión del guerrillero argentino.

"Somos los hijos del Che. Está más vivo que nunca", dijo Aníbal Triana, de 62 años, a la AFP en Vallegrande.

En otros países de América Latina también se organizaron tributos. El gobierno de Venezuela inauguró un monumento en el Pico del Aguila (en los Andes venezolanos, a 4.000 mt de altura), donde el Che estuvo hace 55 años.

También en Guatemala y México, donde el Che vivió una temporada, se preveían actividades, al igual que en Nicaragua y en Argentina, que alista un programa para recordar el 14 de junio de 2008 el 80 aniversario de su nacimiento.

Nacido en la ciudad argentina de Rosario el 14 de junio de 1928, Ernesto Guevara de la Serna murió sin tener éxito en su proyecto de propagar la revolución en América Latina.

De la trágica muerte del Che en Bolivia -cuando tenía 39 años- nació el mito, idolatrado por muchos como modelo de rebeldía y despreciado por otros que lo describen como un hombre despiadado.

"El Che no fue un héroe. Estaba entre un grupo de individuos que, según ellos, tenían una ideología, pero que iban contra la democracia", según el comandante de las FFAA de Bolivia, general Wilfredo Vargas, quien dijo que los 55 uniformados que en 1967 murieron combatiendo a la guerrilla serían homenajeados.

En conversación con la AFP en París, el disidente cubano Jacobo Machover, autor del ensayo "La Cara oculta del Che" -publicado recientemente en Francia-, se refirió a él como "un personaje no muy interesante", "instrumento o víctima" de Castro, "fanático, cruel y sanguinario".

A 40 años de su muerte, el Che es el máximo ícono de la izquierda y su rostro, inmortalizado en una foto de Alberto Korda, circula estampado en todo tipo de objetos que mueven un negocio millonario y es enarbolado en manifestaciones por todo el mundo.