Notimex
México.- El actor mexicano Diego Luna, quien por tercera ocasión fungió como presentador en los premios MTV Latinoamérica, defendió la legalidad de los resultados que dieron el triunfo a sus compatriotas Belinda y Maná en dos categorías distintas.
En medio de múltiples abucheos y rechiflas por parte del público en el Palacio de los Deportes, la cantante juvenil recibió sus "Lenguas" como Mejor Artista Solista y Video del Año, mientras que los originarios de Guadalajara, Jalisco se adjudicaron la presea por Mejor Grupo o Dúo y Artista del Año.

"Es raro, porque la gente los votó, estos premios sí los dan los fans, no sé qué haya pasado, no tengo ni idea. Si contamos todos los votos, son 12 millones de personas (las que opinaron), y los abuchearon 15 mil. No me gusta meterme en ese tipo de polémica, yo me vine a divertir y a tirarle carrilla a quien quise", comentó.

De acuerdo con el comité organizador del certamen, los MTV Latinoamérica fueron seleccionados por más de 12 millones de votantes, cifra récord que representa un incremento de 240 por ciento con respecto al año pasado, quienes votaron a través de la página www.MTVla.com, y vía SMS.

Luna, quien se distinguió por sus comentarios irreverentes y palabras altisonantes durante la transmisión de la ceremonia que contó con la participación de más de 15 exponentes de la música internacional, consideró que este tipo de certámenes son de suma importancia, porque significan una línea directa de comunicación con los jóvenes.

"Es una buena herramienta y hay que saber usarla. (El espacio) permite que digas lo que piensas y lo que te preocupa". De ahí sus constantes llamados para solucionar los problemas que originan el sobrecalentamiento global.

"Quiero agradecer a MTV la oportunidad que me dio para ser sincero.

"Cada vez más te piden que digas lo que la gente cree que es políticamente correcto, dicen que dejes de ser tú para que te conozcan, pero yo creo que es exactamente al revés, tienen que conocer quién eres en realidad, y esta vez, quienes agarraron el micrófono tuvieron el chance de decir lo que quisieron, es una responsabilidad enorme", subrayó.

El también director de cine mencionó que le llenaba de orgullo el nivel de atención que generan los premios para crear un punto de vista social.

"Porque si haces un premio sobre música en Latinoamérica, no puedes pasar por alto que en ese territorio se vive un altísimo grado de pobreza y desigualdad. Los programas que le hablen a los jóvenes, tienen que referirse al despertar de ser más críticos.

"Ojalá que los premios vayan tomando más esa conciencia que todos deberíamos de tener. Hay que hacer algo para que el lugar donde vivimos sea el que nos imaginamos, y creo que los jóvenes tenemos el chance de cambiar las cosas", aseveró.

Al preguntarle sobre la posibilidad de que la séptima edición de nueva cuenta se lleve a cabo en México, opinó que debería mirarse a otras naciones.

"Ya son dos años en México, y sí es un lugar importante para la música en español y es un punto valioso en Latinoamérica, pero sólo es uno. Los premios tienen que viajar y visitar todos esos países donde nacieron los artistas que hoy están festejando", sostuvo.

Por último, manifestó que su trabajo como conductor lo dejó satisfecho pese a las fallas técnicas y el apagón que lo hicieron titubear.

"A mí no me gusta mucho hablarle a la cámara donde está el teleprompter, entonces empecé a hablar con la gente y de repente me volteé y vi que en el teleprompter decía exactamente lo que ya había comentado y no se movía, pensé, ya me la hicieron otra vez.

"Titubeé un poquito en lo del reciclaje y demás, pero luego reflexioné en que debía acordarme de lo que escribí (su guión) y comencé a disfrutar el show.

"El apagón fue lo máximo, porque sucedió cuando estaba parado entre todos los fans; es increíble por tres minutos, pero quedarte 15, pues te garran de todo y se pone difícil, pero lo tomé con filosofía, bebí un tequila y me la pasé increíble", concluyó Luna.