Notimex
México.- La Arquidiócesis de México aseguró que la Iglesia tiene una responsabilidad no sólo ética sino profética en la formación de la opinión pública, expresando sus convicciones, denunciando injusticias y defendiendo sus principios en foros propios y ajenos.
En el editorial "La Iglesia y su deber profético" del semanario Desde la Fe, la Arquidiócesis se defendió de las críticas al artículo de la semana pasada en el que llamó a la ciudadanía a votar contra quienes no defiendan las medidas en contra del narcotráfico, como la Ley de Extinción de Dominio.

Aseguró que las opiniones de la Iglesia católica en diversos temas "no se trata de partidismo político, sino de expresiones éticas inspiradas en su doctrina social" e insistió en que toda religiosidad implica principios de conciencia con repercusiones sociales.

"¿Cómo pretenden algunos políticos que la persona deje de lado sus convicciones más profundas cuando se ocupa de las cuestiones públicas?" y "cómo pretenden estos partidos que un creyente les dé su adhesión cuando están afectando su fe y sus valores?", expuso.

La Arquidiócesis consideró que los políticos de estos nuevos tiempos son los primeros "que deben saber escuchar y respetar las distintas voces de una democracia; son los primeros que deben valorar los señalamientos críticos y abrirse al diálogo".

Argumentó que abrirse con inteligencia a la crítica no le hace daño a nadie, pero cerrarse a ella sí, por lo que "los auténticos políticos deben saber dialogar, debatir, convencer, respetar, no imponer ni amordazar"

Una sociedad democrática, subrayó, debe tener la capacidad de escuchar todas las voces y respetar los distintos puntos de vista, como parte de la opinión pública que va conformando los criterios y los compromisos de todos los ciudadanos.

Insistió en que los partidos hacen lo propio al proponer con libertad sus propuestas y criterios en los asuntos públicos, "pero también son los primeros que deben saber afrontar las consecuencias de sus acciones frente a los ciudadanos, que pueden disentir o concordar con sus propuestas".