AP/AFP
Picher, Oklahoma.- Tormentas y tornados que azotaron ayer y el sábado tres estados del centro y sur de Estados Unidos dejaron por lo menos 22 muertos; ayer, equipos de rescate y perros rastreadores buscaban sobrevivientes y cadáveres entre pilas de escombros.
Los tornados dejaron 14 muertos en Missouri (centro), 7 en Oklahoma (sur) y 1 en Georgia (sureste). Las cadenas de televisión estadounidenses mostraban el domingo impresionantes escenas de devastación, casas completamente destruidas, autos volteados y árboles arrancados.

Un tornado devastó el sábado el poblado minero de Picher, en Oklahoma. Muchos de sus residentes ya habían abandonado el lugar bajo un programa federal voluntario de compensaciones en uno de los lugares más contaminados por plomo en el país.

Pero los residentes que habían optado por quedarse o que aún no se han reubicado enfrentaron nuevos dolores de cabeza cuando el tornado destrozó unas 20 cuadras en Picher, matando por lo menos a siete personas.

El mismo sistema de tormentas azotó posteriormente Missouri, donde los tornados le costaron la vida a 14 personas, dijeron las autoridades.

De las 12 víctimas fatales en la zona, 10 fallecieron por un tornado cerca de Seneca, a unos 32 kilómetros al sureste de Picher, cerca de los límites con Oklahoma.

Ayer, otras tormentas asolaron partes de Georgia, matando al menos a una persona en Dublin, a unos 193 kilómetros al sureste de Atlanta.

En Picher, residentes dijeron que el tornado creó una escena surrealista a su paso por ese pueblo, donde hirió a 150 personas, volcó autos, dañó decenas de viviendas y lanzó colchones y pedazos de metal a las copas de los árboles.

Testimonios
"Lo juro que vi autos flotando", dijo Herman Hernández, de 68 años. "Y había un rugido que se hizo más y más estruendoso".

George Brown, teniente de la Patrulla de Caminos de Oklahoma, dijo que las víctimas en Picher incluyeron a un infante. Agregó que se confirmó que por lo menos tres personas están desaparecidas.

"Hemos visto casas que quedaron completamente arrasadas hasta sus cimientos", dijo Brown. "En algunas de estas casas se habría tenido que tener un sótano para sobrevivir".

El director de Emergencias del condado de Ottawa, Frank Geasland, dijo que decenas de personas resultaron heridas, algunas de gravedad.

"Los árboles fueron derribados", dijo. "Hay automóviles tirados por todas partes. Parece como si una bomba hubiese estallado".

El gobernador de Oklahoma, Brad Henry, emitió una declaración en la que dijo que se puso en marcha un plan de emergencia. Henry visitó ayer el área.

"Nuestros pensamientos y oraciones están con la gente de Picher y todas las otras comunidades de Oklahoma que han sido afectadas por la última ola de mal tiempo", añadió Henry. El número de los heridos en la zona no fue precisado de inmediato por las autoridades, aunque el diario Joplin Globe de esa ciudad de Missouri informó que al menos 90 personas de la región fueron atendidas en hospitales de esa comunidad.

Bush promete ayuda
El presidente estadounidense George W. Bush aseguró que era "un día triste por los que perdieron la vida en Oklahoma, Missouri y Georgia por los tornados". En declaraciones desde Waco, Texas (sur), al día siguiente de la boda de su hija Jenna en el rancho de la familia, Bush dijo: "Enviamos nuestras oraciones por todos los que perdieron la vida, y el gobierno federal enviará ayuda".

Bush agregó que permanecerá "en contacto con los gobernadores para ofrecerles toda la asistencia federal que podamos".

Antecedentes
En febrero, más de 50 tornados se abatieron sobre cuatro estados del sur de Estados Unidos (Tennessee, Arkansas, Kentucky y Alabama), dejando 55 muertos, cientos de heridos e importantes pérdidas materiales.

Los servicios meteorológicos nacionales han registrado 819 tornados en lo que va del año. En promedio se registran un millar de tornados al año.