El Universal
El presidente del movimiento Libera, asociación antimafia italiana, expuso que en su país, aunque amenazaron y mataron a sacerdotes, la Iglesia asumió una actitud de corresponsabilidad con las autoridades
Ciudad de México.-La delincuencia no va a callar a la Iglesia católica, sentenció el sacerdote Luigi Ciotti, presidente del movimiento Libera, asociación antimafia italiana.

Dijo que en Italia, aunque amenazaron y mataron a sacerdotes, la Iglesia asumió una actitud de corresponsabilidad con las autoridades.

Luego de su ponencia en la conferencia "Humanismo y religión" en la Universidad del Claustro de Sor Juana", advirtió que las denuncias deben ser en conjunto.

Ciotti se reunió ayer con los obispos del país que llevan a cabo su 87 asamblea plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) en que se habló de las amenazas que han tenidos los clérigos, pero dijo que no percibió temor.

Dijo que vio a obispos muy valientes, pero recordó que la iglesia no sólo son los clérigos.

Comentó que se trató el tema de recomponer el tejido social empezando con una verdadera justicia social.

En su ponencia, el especialista italiano afirmó que la sociedad civil debe participar en la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia organizada.

Propuso que los prelados se acerquen a las familias que han sido víctimas de la delincuencia y recordó que en su país se les dedicó un día, el 21 de marzo.