El periodista de televisión Dan Rather presentó una demanda de 70 millones de dólares contra CBS, en la que alega que la empresa manejó mal la situación planteada por un informe cuestionado sobre el servicio militar del presidente George W. Bush y lo usó a él como chivo expiatorio para congraciarse con el gobierno.
Nueva York, EU.- El vocero de CBS Dana McClintock calificó las quejas de Rather como ``noticias viejas'' y dijo que la querella presentada el miércoles en el Tribunal Supremo estatal en Manhattan ``no tiene mérito''. La ex casa matriz de CBS, Viacom Inc., mencionada también en la demanda, no hizo comentarios.

La demanda alega que Rather fue usado como ``chivo expiatorio'' para aplacar a la administración de Bush tras surgir interrogantes sobre el reportaje, que cuestionó el servicio militar del presidente durante la Guerra de Vietnam.

El periodista de 75 años dijo que las acciones de CBS y Viacom dañaron su reputación y le costaron de manera significativa. Fue retirado de su puesto en el noticiero estelar ``CBS Evening News'' en marzo del 2005.

La querella busca una compensación por daños de 20 millones de dólares y 50 millones más en daños punitivos.

En septiembre del 2004, Rather narró un reporte según el cual Bush desobedeció órdenes e incumplió algunos de sus deberes durante su servicio en la Guardia Nacional. Acotó que un comandante se sintió presionado para suavizar su informe sobre Bush.

En su querella, Rather sostiene que la información fue veraz y que si hubo alguna inexactitud, no fue por su culpa. Al obligar a Rather a disculparse públicamente, ``CBS intencionalmente hizo que el público y los medios le atribuyeran las supuestas torpezas de CBS al Sr. Rather'', dice.

El reporte se basó en cuatro documentos, supuestamente escritos por el comandante de Bush en la Guarda Nacional Aérea de Texas, el teniente coronel Jerry Killian. La autenticidad de los documentos fue cuestionada e incluso se insinuó que fueron falsificados.

CBS despidió al productor del segmento y solicitó la renuncia de tres ejecutivos porque no podía autentificar los documentos usados en el reportaje. Rather se vio obligado a retirarse como presentador de noticias después de 24 años en el cargo.

Un panel que investigó el asunto, seleccionado por la cadena, ``nunca concluyó que los documentos de Killian eran falsos, o que su contenido era incorrecto, y no cuestionó la sugerencia de que el presidente Bush había recibido un trato preferencial'' de la Guardia Nacional, dice la querella.

Richard Thornburgh, el ex fiscal general que integró el panel investigador con Louis D. Boccardi, ex director ejecutivo de la Associated Press, dijo que no estaba al tanto de la demanda de Rather. Desde su casa en Washington, sólo declaró: ``Nuestro reporte habla por sí mismo''.

Boccardi no respondió mensajes de la AP.

Emitido en enero del 2005, el reporte de 224 páginas pinta a Rather como ``abrumado'' por otros reportajes al momento del informe de ``60 Minutes Wednesday''. Contó con un productor de confianza y no revisó la veracidad del informe o, aparentemente, no lo vio antes de presentarlo en el programa, dijo el panel.

CBS transmitió el reportaje y lo defendió cuando surgieron las primeras dudas, añadió el panel, que no pudo concluir si memorandos presuntamente despectivos sobre el servicio militar de Bush eran reales o falsos.
Rather pasó a un programa semanal en el canal de cable HDNet, ``Dan Rather Reports'', que tuvo poca repercusión. Cuando el programa debutó, llegó a sólo cuatro millones de hogares, una pequeña fracción de su audiencia potencial en sus años con CBS.