Notimex
El intérprete de `Purple Rain' actuará en contra de estos sitios web por vender su música de forma ilegal
Londres, Inglaterra.- El cantante Prince, quien acaba de lanzar su disco titulado "Planet Earth", ha hecho pública su intención de demandar a varios portales de Internet por comercializar de manera ilegal su trabajo.

El músico está por definir las acciones legales que tomará contra estos sitios, a quienes ha acusado de violar sus derechos de autor con lo cual, "no sólo me defiendo a mí, sino a todos los artistas de la era digital", señaló mediante el diario "The Independent".

Entre los nombres de los sitios se encuentra YouTube, famoso por tener una base de datos con numerosos videos de todo tipo, siempre y cuando no sea sexual, y que últimamente ha incrementado el material de conciertos captado con los celulares de los asistentes.

"Pocos creadores han dado un paso semejante en defensa de sus derechos. Pero Prince ha demostrado que está dispuesto a plantear nuevos desafíos al sistema y a colocar por encima de todo a los artistas y a la música", agregó.

El portavoz criticó que un portal como YouTube pueda censurar mediante un sistema de filtraje el contenido pornográfico, pero no haya adoptado medidas similares contra el material fílmico y musical no autorizado.

Prince ofrece en esta ciudad una serie de presentaciones, y aunque se ha prohibido expresamente a los asistentes hacer fotografías o grabar en video con teléfonos móviles, han aparecido videoclips en YouTube.

Además de este portal, Prince también planea tomar acciones legales contra el sitio de subastas eBay y contra Pirate
Bay, un portal acusado por Hollywood y la industria musical de ser la mayor fuente de canciones y películas ilegales.

Por todo esto, Prince ha confiado la defensa de sus derechos a Web Sheriff, empresa especializada en la lucha contra la piratería en Internet, cuyo director ejecutivo, John Giacobbi, elogió al músico por haber dado ese paso "valiente" .

En los últimos días, Web Sheriff ha logrado eliminar de YouTube más de 2 mil videoclips no autorizados, pero según Giacobbi, "tan pronto como los sacamos de ahí, vuelven a aparecer otros. El trabajo recae en los artistas y no en el propio YouTube" .