Josué Rodríguez, corresponsal / Vanguardia
Sabinas, Coah. 14 de febrero.- El jefe de la oficina regional de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), Rogelio Aguirre Tovalin, fue notificado por la Secretaría de la Función Pública federal de su inhabilitación para ocupar algún cargo, sin embargo continua despachando porque la dependencia para la que trabaja no le ha dado a conocer oficialmente su baja.
En conferencia de prensa reveló que la última vez que se le hizo una verificación a la mina Pasta de Conchos fue en julio de 2004 donde se detectaron 48 medidas, pero un año después, en julio de 2005 recibieron y entregaron la documentación que detallaba las irregularidades encontradas y que tenía que cumplir la empresa.

El funcionario rechazo comentar si entre julio de 2005 y principios de 2006, (a partir de que notificaron a la empresa) inspectores volvieron a bajar a la mina que se encontraba en desarrollo con el fin de verificar el cumplimiento de las medidas, aunque dijo que en el lapso que tardo en llegar el dictamen de las oficinas centrales, los trabajos en la mina avanzaron.

El jefe de inspectores, retrocedió a julio del año 2004, mes en el que un grupo de inspectores a su cargo bajaron a la plancha de la mina Pasta de Conchos (aun en desarrollo) para hacer una inspección, de la que se dictaron 48 medidas, mismas que se hicieron del conocimiento de la delegación estatal tres días después.

"En la delegación es donde dictaminan el acta, y es donde se revisa la documentación de las observaciones de irregularidades encontradas, y luego ellos nos la regresan ya con las medidas a tomar, pero aquí solo se hicieron las inspecciones", afirmó.

Las minas se inspeccionan dos veces al año, y por lo regular siempre se les encuentran medidas que dictar en lo que se refiere a seguridad y condiciones de trabajo; posteriormente se verifica a la empresa sobre las irregularidades detectadas para ver que se le esté dando cumplimiento.