Berlín, Alemania.- La gala del "Cinema for Peace", que se celebra mañana de manera paralela a la Berlinale, se plantea este año conflictiva, por la anunciada presencia de un hijo del presidente libio, Muamar al Gadafi, al que la actriz Catherine Deneuve dice que no piensa dar la mano.
"Si viene, no pienso estrecharle la mano", dijo la actriz, una de las invitadas a esta tradicional gala benéfica, que reunirá a personajes como la actriz Hilary Swank, el actor Christopher Lee y el cantante y activista Bob Geldof.

Deneuve reaccionó así, en la conferencia de prensa de presentación del acto, a ciertas informaciones respecto a la asistencia a esa cita de uno de los hijos del líder libio, Saif al-Islam Gadafi.

La gala se celebra todos los años coincidiendo con la Berlinale en la Konzerthaus de la plaza Gendarmenmarkt, en el corazón de Berlín, y reúne a algunos de los famosos que pasan estos días por el festival, más otros invitados especiales.

En esta ocasión, el acto pretende llamar la atención especialmente en cuestiones como la violencia de sexo y la ablación.

La organización de la gala ha respondido que no son responsables de quienes acuden al acto por cuenta propia y comentado que, en una ocasión, también estuvo ahí el ex jefe del espionaje germano-oriental Markus Wolf.