Foto: Especial
Defensoras de derechos humanos critican la "inoperancia" del gobierno mexicano ante las violaciones en las comunidades indígenas
MADRID.- Defensoras mexicanas de derechos humanos denunciaron hoy en Madrid lo que consideran la inoperancia del gobierno de México ante las violaciones y asesinatos que sufren las mujeres, sobre todo aquellas que pertenecen a comunidades indígenas.

En un encuentro con la prensa en la capital española, Gabriela Morales Gracia, coordinadora jurídica de la iniciativa "Frontera Norte de México" y Minerva Nora Martínez Lázaro, del centro Regional "Bartolomé Carrasco Briseño" (BARCA), reclamaron la ayuda de la comunidad internacional para acabar con una situación "insostenible".

Junto a ellas, Valentina Rosendo Cantú, mujer indígena perteneciente a la etnia Me'phaa del Estado de Guerrero, que fue golpeada, torturada y violada por militares en 2002, reclamó el cumplimiento de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que condenó hace un año al Estado de México tras nueve de batalla judicial.

La resolución de la CIDH condena a México por violaciones a la integridad personal, la dignidad, la vida privada, los derechos del niño, las garantías de acceso a la Justicia y a la protección judicial, en perjuicio de Valentina.

"Llevo siete años viviendo fuera de mi comunidad junto a mi hija de nueve. Vivo en un lugar casi escondida por seguridad y mientras tanto los militares que abusaron de mi siguen libres", explicó.

Valentina relató que sufrió la discriminación de su comunidad, "básicamente por miedo", de su esposo, que las abandonó nada mas denunciar su situación, "y de mi gobierno, que no cumple la sentencia".

"No quiero dinero, sólo quiero que se castigue a los que me hicieron esto. Si estoy aquí es en nombre de mi hija y de aquellas mujeres que han sido violadas como yo por militares", subrayó.

La militarización de México bajo la premisa de la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado no ha hecho sino aumentar, según Morales Gracia y Martínez Lázaro, los casos de violencia sexual contra las mujeres.

"La violencia sexual se da en todo el país y la militarización es otra forma más de control y violencia", señaló Morales Gracia.

Para la coordinadora de "Frontera Norte de México", que trabaja en los estados de Tijuana, Sonora, Chihuahua y Tamaulipas, en su país "no todo es narcotráfico ni crimen organizado, también hay una cultura machista permitida por la sociedad".

"El Estado tiene la obligación de proteger a las personas que vivimos allí. La Justicia no es el acceso a los tribunales cuando no hay un estado de derecho, y en México no lo hay, al menos en algunos estados", dijo.

Señaló que, desde el inicio de 2011 hasta ahora, 200 mujeres han sido asesinadas sólo en Ciudad Juárez, y destacó que, "de diez casos, si se da una denuncia ya es mucho, y por supuesto no es una denuncia penal".

Morales Gracia denunció que la presencia allí de la Policía Federal sólo significa "hostigamiento", y el ejemplo es que "hay zonas vacías en Ciudad Juárez, cerca de los supermercados a los que acuden las mujeres, que no son vigiladas, y por eso se producen las violaciones".

Destacó que las defensoras de los derechos humanos "no somos solo las que trabajamos en organizaciones, sino todas esas mujeres líderes que, como Valentina, tienen el valor de denunciar y de trabajar de manera individual para que la situación cambie".

Afirmó que recibe ataques y críticas del propio Gobierno de México, que los define como "tontos en manos del crimen organizado" y no reconoce la importante labor que realizan.

"Al Estado mexicano le cuesta reconocer su ineficacia y mientras tanto las propias defensoras sufrimos también agresiones que, en muchos de los casos, tampoco son denunciadas", dijo.