El dirigente sindical explicó que tras el decreto que el 11 de octubre pasado terminó con LyFC está la pretensión del Gobierno y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la empresa pública que asumió el manejo eléctrico del centro del país, de sacar el mayor provecho de futuros negocios en la zona más rica de México.
México, D.F..- El Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) denunció hoy que el Gobierno busca con la disolución de la empresa pública Luz y Fuerza del Centro (LyFC) para supuestamente beneficiar a varias empresas multinacionales, como las españolas Iberdrola y Repsol o la argentina Techint.

"Aquí las verdaderas razones del decreto de extinción es lo que le mueve los negocios con Iberdrola, con Techint y con todas ellas: apoderarse de la red de distribución de la zona más importante del país, que es la zona centro", dijo a los medios internacionales el líder del SME, Martín Esparza.

El dirigente sindical explicó que tras el decreto que el 11 de octubre pasado terminó con LyFC está la pretensión del Gobierno y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la empresa pública que asumió el manejo eléctrico del centro del país, de sacar el mayor provecho de futuros negocios en la zona más rica de México.

En dicha región, comprendida por el Distrito Federal, Estado de México, Hidalgo, Morelos y Puebla, "se distribuyen 8.600 megavatios por hora (y) se genera el 33% del Producto Interno Bruto (PIB)", sostuvo.

"El otro tema es utilizar la red de distribución para dar el servicio de voz, datos e imagen, servicio de internet como el que están dando Endesa e Iberdrola en España con el cable de luz, un proyecto que fue diseñado por el SME", agregó.

Esparza cree que la pretensión final del Gobierno encabezado por Felipe Calderón es "la privatización de la industria eléctrica".

Datos del sindicato señalan que actualmente ya el 40,3% de la generación de electricidad en México está en manos privadas, que operan en esta actividad mediante "permisos" concedidos desde el Gobierno de Vicente Fox (2000-2006).

Al respeto, Leandro Zamora, coordinador general de Ingeniería y Estrategia del sindicato de electricistas, detalló que Techint obtuvo supuestamente licitaciones con la CFE a un precio fijo, pero terminó cobrando más por esos contratos al momento de concluirlos.

Repsol ganó en septiembre de 2007 una licitación para importar gas natural de Perú y suministrarlo a una planta termoeléctrica que se construye en el puerto de Manzanillo, pero el SME considera que ese concurso fue "manipualdo".

Sobre Iberdrola no mencionaron casos particulares, pero Zamora dijo que esta firma tiene contratos en México por "6.500 millones de dólares aproximadamente" en los últimos años.

Martín Esparza anunció que en los próximos días habrá mítines ante las embajadas de Argentina, España e Italia y ante las multinacionales de la energía "que han estado corrompiéndose con el Gobierno mexicano a costa de los recursos de los mexicanos".

También informaron de que dos representantes de SME han viajado a Europa para denunciar la desaparición de LyFC a otros sindicatos y ante instituciones europeas como el Parlamento Europeo y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Desde que el 11 de octubre, el Gobierno decretase la desaparición legal de Luz y Fuerza del Centro, que operaba en un área del centro del país que abarca a 25 millones de personas, varios miles de trabajadores se han manifestado de manera multitudinaria en la capital mexicana y en otras ciudades, en protestas a las que se han sumado otros sindicatos.