Estampida de Bills en Miami

Deportes
/ 20 septiembre 2021

El equipo de Buffalo no se tocó el corazón y propinó una severa paliza a Dolphins para levantar la mano en la Americana

MIAMI.- El año pasado los Bills de Buffalo pusieron la vara muy alta, luego de una campaña de ensueño, todos suponían que este año comenzaría la curva descendiente tras la derrota sufrida en la Semana 1, pero ayer demostraron que aún les queda mucha batería a Josh Allen y su ofensiva, tras la demostración de efectividad que hicieron en Miami.

Los Bills aún superaron a los Dolphins 35-0 en una calurosa, espesa y a veces empapada tarde en el Hard Rock Stadium.

Con su sexta victoria consecutiva sobre los Dolphins, empata la racha ganadora más larga de Buffalo en la rivalidad. Los Bills barrieron la serie de la temporada tres años consecutivos desde 1987-89. Los Dolphins, por supuesto, pueden presumir que ganaron 20 seguidos en la década de 1970.

Lo único seguro es que durante la semana habrá una gran cantidad de regaños en la sala de filmación de Dolphins, luego de la cascada de errores que cometieron. Tuvieron dos pérdidas de balón y tres veces entregó el balón en downs; hubo pases lanzados y asignaciones perdidas en todas partes a ambos lados de la pelota; permitieron que los mariscales de campo Tua Tagovailoa y Jacoby Brissett fueran capturados seis veces; y tuvieron casi 100 yardas en castigos.

Para Buffalo, fue una actuación defensiva que debería enmarcarse. Tenían la débil línea ofensiva de los Dolphins en crisis y eso impidió que Miami montara cualquier tipo de amenaza seria. Y cuando Miami logró acercarse a la línea de gol, o los Bills los detuvieron o se autodestruyeron.

Al final, Miami hizo solo 13 primeros intentos y ganó 216 yardas, un promedio de 3.1 yardas por jugada.

Los Bills no podrían haber programado un mejor comienzo para este juego, especialmente a raíz de la decepcionante derrota de la semana pasada ante los Steelers.

Ganaron el lanzamiento de la moneda y lo aplazaron, capturaron a Tagovailoa en dos de las primeras tres jugadas para forzar un despeje, y luego en su segunda jugada ofensiva, Devin Singletary abrió el medio para un touchdown de 46 yardas.

La siguiente posesión de Miami terminó con AJ Epenesa empujando a Tagovailoa a la tierra después de que lanzó mal en cuarta y 2, dándole a los Bills posesión en su propio 48 y enviando a Tagovailoa al vestuario por el resto del día con costillas lesionadas.

Allen inmediatamente dio juego a Emmanuel Sanders con un bonito pase de 35 yardas cuando el receptor venció al esquinero Byron Jones, poniendo el balón en la 6, y finalmente Allen encontró a Stefon Diggs para un touchdown de cinco yardas y una ventaja de 14-0.

Y ese fue el final de la ofensiva de Buffalo en la primera mitad. La defensiva de los Dolphins se volvió impenetrable, y fue solo debido a los repetidos fracasos de su ofensiva, liderada por el suplente Brissett, lo que permitió que Buffalo se mantuviera al frente.

Las primeras tres series de Brissett terminaron con despeje de tres y fuera, una intercepción de Levi Wallace y un balón suelto de Jakeem Grant que fue forzado por Taron Johnson y recuperado por Matt Milano en el Bills 11.

Con toda esa buena suerte, los Bills no hicieron absolutamente nada. De hecho, Allen fue interceptado, pero fue rescatado cuando Dane Jackson de los Bills detuvo a Malcolm Brown en una cuarta y dos.

Después de ganar 98 yardas netas en sus dos primeras posesiones, los Bills lograron solo 38 en sus siguientes seis antes del medio tiempo, al final cuando Tyler Bass se desvió en un intento de gol de campo de 53 yardas.

Mal. Y aún así, una ventaja de 14-0.

No hace falta decir que los Bills necesitaban un buen impulso después del entretiempo y, para su mérito, lo consiguieron. Allen volvió a lucir como el tipo que vimos la temporada pasada. Completó cinco de siete pases para 56 yardas, los dos últimos fueron de 7 yardas a Diggs para convertir una tercera y 6, y luego un pase de TD de 8 yardas a un Dawson Knox deslizante.

Así como así, todas las luchas de los primeros 30 minutos se borraron y los Bills se alejaron continuamente el resto del día. Allen finalizó 17 de 33 para 179 yardas.

Si había alguna posibilidad de una remontada milagrosa de Miami, murió con poco menos de cuatro minutos para el final del tercer cuarto. En una jugada de cuarta y 2 de su propia 41, los Dolphins tuvieron que ir a por ello y fallaron cuando el pase de Brissett a Preston Williams fue interrumpido por Taron Johnson.

Buffalo procedió a usar 11 jugadas para estirar la ventaja a 28-0 cuando Zack Moss, quien perdió un balón suelto en la primera mitad, anotó en una dura carrera de 7 yardas alrededor del extremo izquierdo.

Finalmente, los Bills pusieron el signo de exclamación en la victoria con un drive de 62 yardas en el último cuarto coronado por una zambullida de 1 yarda de Moss.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie