Trump alardea de su patriotismo ante el desplante de Eagles

Fútbol Americano
/ 6 junio 2018

Trump canceló la visita de los campeones de la NFL, Eagles, y en su lugar realizó una ceremonia patriótica con aficionados.

WASHINGTON.- El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, organizó un acto patriótico en la Casa Blanca después de cancelar la recepción a los campeones de la NFL, los Eagles de Filadelfia, por la negativa de muchos jugadores a asistir.

La mayoría de la comitiva del equipo convocado para participar en el acto presidencial optó por no hacerlo, por lo que Trump cambió los planes y celebró un acto de demostración de respeto a la bandera y al himno estadounidense.

El Coro del Ejército estadounidense y la banda del Cuerpo de Marines de EE.UU. pusieron la banda sonora el acto de “celebración de EE.UU.”, en el que participaron el millar de aficionados de los Eagles que pretendían ver a sus ídolos en la mansión presidencial.

Después de pedir a los presentes que cantasen con él la canción patriótica “America the Beautiful” y el himno nacional, el presidente lanzó varios mensajes patrios.

“Queremos a nuestro país, respetamos nuestra bandera y nos levantamos orgullosamente cuando suena el himno nacional”, dijo Trump al iniciar su breve discurso en el Jardín Sur de la Casa Blanca ante los seguidores del campeón de la NFL.

Ese corto mensaje fue un dardo a los jugadores de la NFL que se arrodillaron o cruzaron los brazos en la última temporada durante el himno nacional, que siempre suena antes de los partidos, para protestar por la violencia policial en contra de los afroamericanos.

A pesar de que al inicio del acto hubo algún abucheo por parte del público y de que al menos uno de los asistentes se arrodilló durante el himno, la inmensa mayoría de los presentes aplaudió las palabras del presidente.

“Deberíamos estar orgullosos de ser estadounidenses. Tengo una compañía muy grande, ¿en qué otro país podría si no fuera aquí?”, comentó Steven Worth, un seguidor de los Eagles que fue invitado al homenaje.

Worth, además, quiso dedicar unas palabras a los jugadores del equipo de su ciudad: “Estén orgullosos de su país; podemos tener diferencias, pero estén orgullosos, por favor”.

Con él coincidió otra de las presentes, Laura Islen, que dijo que la maniobra de Trump para que pudieran disfrutar de la experiencia en la Casa Blanca fue propio de “un gran líder, un gran presidente”.

Sin embargo, la cancelación de la recepción al equipo no sentó bien ni a jugadores ni a otros de sus seguidores.

Esta no es la primera vez que a Trump le sucede algo así. Sin ir más lejos, el equipo campeón de la NBA de la temporada pasada, los Warriors, ya plantó a Trump y rechazó la invitación a la recepción en la Casa Blanca. De ganar este año, lo volverían a hacer, al igual los Cavaliers si ellos se llevan la corona.

Sea como fuere, el gobernante trató de sacar rédito político entre su base de votantes al exhibir su patriotismo y defensa de los símbolos patrios quitando hierro a esta última polémica.