Las dos caras de Gerardo Martino con la Selección Nacional

Deportes
/ 24 julio 2021

No son el mismo semblante ni la misma actitud. Gerardo Martino ha cambiado públicamente y la sobre exposición con la que ha navegado en Copa Oro lo evidencia. Tal vez sean las preguntas poco inteligentes o de un mismo tema, las que lo hacen explotar internamente y mostrar su peor cara. Después de tantas conferencias en donde se le ha preguntado lo mismo es lógico que cada vez que se cuestione de Javier Hernández se enoje.

Terminando el partido contra El Salvador también se le vio molesto en la comparecencia ante los medios. Cuidando las formas, pero evidentemente enojado, contestó ahí sí a un buen cuestionamiento sobre la caída del equipo en el segundo tiempo. Para “El Tata” estuvo correcto el funcionamiento durante todo el partido cuando la realidad fue otra. La típica respuesta de un entrenador nacional, no importa quién se siente en esa silla, llámese como se llame, haya nacido donde haya nacido, dirigido en la Liga MX o no, todos caen en el mismo absurdo, la alarmante falta de autocrítica.

La Concacaf es un área de pobre futbol donde la mayoría de los equipos entiende que se debe jugar a patadas, a lesionar al rival. Ese dominio que había recuperado México está en juego en la Copa Oro, porque simplemente en los últimos siete partidos contra rivales de esta zona, la Selección ha anotado solamente seis goles. Antes de Copa Oro, 0-0 ante Costa Rica, derrota 2-3 con Estados Unidos en la final de la Nations League, 0-0 con Honduras, 0-0 con Trinidad y Tobago, 3-0 contra Guatemala y 1-0 contra El Salvador. El partido en Nashville no se le suma a Martino, porque fue la Selección de Jaime Lozano, la olímpica. Números que reflejan una evidente baja, un descontrol en la zona y que deben ser cuestionados, a mes y medio del arranque de la eliminatoria a Qatar 2022.

Si en la comodidad de Estados Unidos ha sido así, qué esperar de este mismo equipo en el Cuscatlán, en San Pedro Sula, en el Rommel Fernández, en el frío de Minnesota o Edmonton; es natural la duda y Martino debe estar preocupado, ocupado para resolver este bache futbolístico por el que pasa su equipo.

Es verdad que faltan jugadores, algunos que estarán en la eliminatoria y con los que hoy no puede en Copa Oro, pero sería un pretexto lleno de mediocridad achacar el bajo nivel a esto, sobre todo cuando frente a ellos han existido equipos con pobreza futbolística. Ahora tendrá otra dura prueba contra Honduras en los cuartos de final de la Copa Oro, en una serie de eliminación directa. Y seguramente vendrá alguna pregunta incómoda, buena o mala, en la previa de ese juego en Phoenix, pero más allá del semblante del “Tata” o de sus contestaciones que empiezan a dejar ver cierta molestia, su equipo necesita superar todo lo que ha mostrado en este 2021 para evitar otro fracaso como ya lo fue esa final perdida ante los estadounidenses en Denver, en la Nations League.