La cantidad de petróleo que se ha infiltrado en los mil 550 kilómetros cuadrados de superficie del lago Pontchartrain parece poca hasta el momento. Foto: EFE
El Universal
El Pontchartrain fue rescatado de la contaminación ambiental en 1990 y renació como un abundante lugar de pesca y como centro de recreación para nadar y pasear en bote
NUEVA ORLEANS, EU.- El petróleo derramado en el Golfo de México ha comenzado a filtrarse al Lago Pontchartrain, al norte de Nueva Orleáns, y amenaza con causar otro desastre ambiental en el enorme cuerpo de agua que fue rescatado de la contaminación en la década de 1990.

El lago renació entonces como un abundante lugar de pesca y como centro de recreación para nadar y pasear en bote.

''Ni siquiera las personas involucradas en la restauración creían que podía ser rescatado'', dijo John López, un científico de la Fundación para la Cuenca del Lago Pontchartrain.

Sin embargo, el lago está una vez más en riesgo luego de que petróleo y bolas de alquitrán, impulsados por los vientos del huracán Alex, rebasaran la línea de barcazas que se supone bloquean los estrechos que conectan el Golfo de México con el lago.

La cantidad de petróleo que se ha infiltrado en los mil 550 kilómetros cuadrados de superficie del lago Pontchartrain parece poca hasta el momento, y las pruebas realizadas a la fauna marina no ha mostrado contaminación por el crudo, dijo Brian Lezina, biólogo del estado, pero la contaminación aflige a las muchas personas de Luisiana que tienen un profundo apego por el lago.

''No escuchas canciones sobre los muchos pantanos de Luisiana, pero sí del lago Pontchartrain'', dijo Lezina.

Mientras tanto, en el Golfo de México, las malas condiciones del clima retrasaron la llegada de un nuevo barco que aspirará más crudo del pozo submarino averiado, así como la de un dirigible de la Marina que supervisaría desde el aire las labores de limpieza.