Stephanía Cardoso/El Guardián
Saltillo, Coah.- Gran alarma generó la noche de ayer una llamada anónima al Sistema Estatal de Emergencias (066), en la cual una voz masculina pidió que en media hora desalojaran el casino "El Caliente".
En tan sólo 10 minutos, 20 elementos de la Policía Estatal, a bordo de tres unidades y bajo el mando del comandante Adán Uresti, se presentaron en el lugar.

Mientras varios elementos permanecían con chaleco antibalas y armas largas en el exterior del casino, ubicado en el periférico Luis Echeverría, otros se encargaron de desalojar a los clientes, quienes salieron corriendo hacia sus vehículos.

El plazo se venció y nada sucedió, ni adentro ni afuera, sólo en varias ocasiones se escuchó un rechinar de llantas que nadie intentó investigar.

Tal vez por el pánico que se vivió en el lugar hace varios meses, cuando fue víctima de un atentado en el que murió una persona, hubo quien dijo que había visto un Grand Marquis color gris, pero nadie le dio importancia.

Mientras que realizaban los trámites correspondientes, elementos de la Policía Federal Preventiva acudieron para asegurar los vehículos y detener al conductor de la camioneta.