Foto: La Jornada
La Jornada
Ejidatarios demandan en tribunal revocar autorización a la empresa. Los inconformes ya obtuvieron un amparo que ordena anular impacto ambiental y cambio de uso de suelo
Cuautitlán de García Barragán, Jal.- Unos 150 policías estatales, entre ellos cerca de 80 antimotines, desalojaron este martes a decenas de habitantes de la comunidad de Tequesquitlán que bloqueaban desde el domingo la mina Gan-Bo Internacional, de capital chino.

Los manifestantes dejaban salir a los trabajadores del venero, pero no permitían el ingreso, y acusan a Gan-Bo de contaminar mantos freáticos, afectar la salud y dañar severamente la agricultura.

El desalojo se inició alrededor de las 6:30 horas, cuando los policías llegaron en dos camiones y 13 camionetas y, metralletas en mano, exigieron a los ejidatarios marcharse. Al mismo tiempo, quitaron las carpas de los inconformes y cargaron en sus camionetas las sillas y mesas de plástico de los manifestantes, artículos que dejaron en la plaza de Tequesquitlan. "No hubo personas golpeadas", dijo Fidencio Hernández, líder de El Barzón, organización que apoya la protesta de los ejidatarios.

Entretanto, 22 ejidatarios presentaron una denuncia ante el Tribunal Agrario con sede en Colima para revocar la asamblea en que se aprobó "ilegalmente"un acta ejidal que autoriza las operaciones de Gan-Bo.

La empresa carece de autorización de impacto ambiental, de acuerdo con un amparo que el ejido recibió el 3 de abril del juzgado tercero de distrito en materia administrativa de Jalisco.

El mandato judicial indica que el delegado de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) debe dejar insubsistente la autorización de impacto ambiental y cambio de uso de suelo forestal para el desarrollo de la primera fase de explotación mineral del lote El Ratón, contenida en un oficio emitido el 16 de abril de 2012.

La resolución se dio a conocer a los quejosos en una asamblea comunitaria, pero la minera siguió con sus trabajos, por lo cual los pobladores decidieron frenar la explotación de yacimientos.

Oscar González Garí y Alejandro López Aguayo, de la Red Jalisciense de Derechos Humanos, asesores legales del ejido de Tequesquitlán, aclararon el 14 de abril a los ejidatarios que el amparo no significaba que la empresa se iría.

En 2008 Gan-Bo fue echada del vecino ejido de Ayotitlán, habitado por indígenas nahuas, quienes cerraron la mina, confiscaron la maquinaria y ganaron un litigio.

Las operaciones de Gan-Bo en el sur de Jalisco comenzaron en 2007, cuando la compañía invadió un predio agrícola del comunero nahua Lino Roblada, en el ejido Ayotitlán, en busca de oro, plata y hierro. Ante la inconformidad de los indígenas, la empresa desistió de continuar con sus trabajos.

Sin embargo, Gan-Bo se fue el municipio de Cuautitlán. Compró los derechos y la titularidad de la concesión minera 228982, registrada por la Secretaría de Economía a nombre de Marco Antonio de Niz Uribe.

La concesión del lote El Ratón, de 450 hectáreas, vence en 2057 y fue obtenida el 23 de febrero 2007. En 2009 la empresa comenzó a buscar vetas de hierro.

La minera obtuvo luego permisos de construcción y de cambio de uso de suelo del entonces gobierno municipal panista de Cuautitlán (acta 62 del ayuntamiento, emitida el 27 de noviembre de 2009), pero los chinos comenzaron a trabajar en 2010 y la comunidad decidió en asamblea oponerse al proyecto.