Notimex
San Juan de Sabinas, Coah.- Desde el campamento exterior donde se encuentra una parte de los familiares de los mineros fallecidos en la mina Pasta de Conchos hace dos años, el Día del Amor y al Amistad pasa desapercibido.
Sólo se escucha el reclamo para que se exija a la empresa Industrial Minera México (IMMSA) reanudar los trabajos de rescate de los cuerpos que se encuentran a 150 metros de profundidad.

Rosa Mejía, viuda de Rolando Alcocer Soria, asegura que las movilizaciones tanto en la ciudad de México como en Coahuila, son reflejo de la desesperación y coraje contra las instancias de gobierno para que se reanuden los trabajos de rescate.

"Lo único que estamos pidiendo a la empresa es que saquen los cuerpos de nuestros esposos o hijos; es lo único, no pedimos nada más", remarcó.

'Nos han prometido tantas cosas que ya no creemos, no dejaremos de insistir", aseguró la viuda de Alcocer, un minero que se encontraba al momento del accidente a mil 700 metros de la boca de la mina.

En el campamento exterior, durante la mañana se congregan familiares directos y una que otra viuda, mientras que otro grupo se encuentra en el interior del complejo, a 500 metros, donde no hay acceso para los medios de comunicación por restricciones de la empresa.

"Pero en el interior, los familiares se encuentran a la espera de alguna noticia, con esperanza de que de un momento a otro reinicien los trabajos de rescate, ya que estamos plenamente seguros de que los mineros no murieron desintegrados por la supuesta explosión que dice la empresa que fue lo que origino el accidente", sostiene la viuda.

Pero a días de que se cumplan dos años del accidente -el próximo 19 de febrero-, agrega, las cosas continúan igual, porque de la empresa no hay quién dé información, sólo lo que informan los compañeros que están en el plantón de la ciudad de México.

Los familiares que se encuentran en el exterior de Pasta de Conchos celebrarán una misa el próximo 19 de febrero, que tentativamente impartirá el obispo de la Diócesis de Piedras Negras, Alonso Gerardo Garza Treviño, aunque hay inconformidad entre los familiares ya que lo acusan de favorecer a intereses de la empresa.

"El obispo nos hizo llegar una invitación para la misa que oficiará el próximo 19 de febrero, a las 12:00 horas en el interior del complejo, sin embargo nosotros pedimos que se lleve a cabo fuera de las instalaciones', señaló.

Esto, 'porque queremos que estén presentes amigos y familiares, porque adentro la empresa restringirá el acceso incluso a los medios de comunicación", aseguró.

En el programa de la misa enviada por el Obispado de Piedras Negras, refiere la entrega de presentes a familiares de la viudas, pero existe el rechazo de éstos porque es una manera de desviar la atención a dos años del accidente en la Unidad Número 8 de la mina Pasta de Conchos.