Cuba desarrolló un proyecto de maíz transgénico resistente a la plaga de la "palomilla" y tolerante a herbicidas, que aumenta los rendimientos, informa el diario "Juventud Rebelde".
La Habana.- "Ese maíz plantado a fines de diciembre no implica modificaciones esenciales de la planta ni de la mazorca, y mantiene sus valores nutritivos y el sabor, además del ciclo productivo, por lo cual se debe cosechar a fines de marzo o principios de abril", dijo Raúl Armas, técnico en biotecnología Vegetal del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

Tres hectáreas de ese grano se sembraron en la localidad de Yaguajay, en la central provincia de Sancti Spiritus, con el objetivo de obtener semillas que permitan su extensión productiva para el consumo humano y animal.

La denominada "palomilla" del maíz (Spodotera frugiperda J.E. Smith) es considerada la plaga "más importante" del cultivo del maíz en Cuba y en otros países tropicales, porque ocasiona cuantiosas pérdidas cuando afecta a grandes extensiones.