Notimex
Transformar el agua salada en dulce, aprovechando las altas temperaturas del líquido en algunos puntos de las costas de Baja California, es posible gracias al mega proyecto "Desalación de agua de mar con energías renovables", desarrollado en la UNAM.
México.- El investigador del Instituto de Ingeniería (II), Isaías Hernández, explicó que el plan, uno de los cinco del programa Investigación Multidisciplinaria: Proyectos Universitarios de Liderazgo y Superación Académica (IMPULSA), está en fase de análisis, con apoyo de la empresa Swecomex, del Grupo Carso.

Hernández Carrillo informó en un comunicado que los ingenieros de esta casa de estudios examinan este novedoso esquema denominado "Low Energy Med" en Guadalajara, Jalisco, para la posible instalación de una Planta Multiefecto de Baja Energía en Baja California Sur.

Explicó que esta planta utilizará la temperatura del mar para desalar volúmenes oceánicos con mínimo consumo de combustible, lo que representa importantes beneficios económicos.

Hernández Carrillo analizó con la industria los alcances del proyecto, por ello, en la presentación a Swecomex, se incluirá información concerniente al diseño preliminar, la evaluación económica y la propuesta de materiales, entre otros elementos que perfilen el costo total.

En tanto que el coordinador del proyecto, Gerardo Hiriart Le Bert, indicó que una desaladora de ósmosis inversa es capaz de producir hasta cinco mil metros cúbicos de agua dulce al día.

La ventaja es que su funcionamiento es continuo, pues es independiente de las condiciones climáticas y la hora, destacó el científico.

El proceso es posible porque, al ser un recurso natural resulta prácticamente gratuito, a diferencia de los métodos tradicionales donde se usa vapor de caldera, como en el caso de la planta de Manzanillo, Colima, que aunque tiene el mismo objetivo, consume más combustible y en consecuencia el costo es mayor.

A su vez, la académica del Instituto de Geología, Ruth Esther Villanueva Estrada, señaló que se hacen investigaciones para detectar zonas con las características apropiadas, con el fin de instalar la planta en Ensenada, Baja California, así como en Bahía Concepción y Los Cabos, en Baja California Sur, entre otros lugares.