Arturo Estrada
Las mismas nubes que iniciaron el fuego en la sierra de Agua Nueva, horas más tarde ayudaron a apagarlo.
A causa de un rayo que cayó en la cresta de la sierra comenzaron las llamas, que terminarían por consumir siete hectáreas de matorrales y sotoles.

Al lugar acudió personal de Protección Civil del Estado y Policía Estatal, que con ayuda de un helicóptero mantuvieron a raya el incendio que amenazaba con alcanzar la zona boscosa del lugar.

Uno de los principales problemas al que se enfrentaron fue la falta de agua, pues sólo uno de los tres abrevaderos del lugar contenía líquido. A decir de los ejidatarios, no llovía desde octubre del año pasado.

Incluso la "bambi backet" que portaba el helicóptero llevaba agua lodosa, que era la única disponible y con la cual, por horas, trató de apagar las llamas.

El incendio comenzó hacia las 12:00 horas y pudo ser apagado cerca de las 18:00 horas, gracias a la lluvia que cayó en la zona.

Uno más en Ramos Arizpe

De manera simultánea, sólo que cerca de la Hacienda del Plan de Guadalupe, en el municipio de Ramos Arizpe, se quemaron dos hectáreas de pastizales.
El siniestro se dio a un costado de la carretera a Monclova, y fue atendido por personal de la Conafor; que de igual forma, gracias a la lluvia que cayó se pudo controlar rápidamente.