Notimex
Aclara la Cámara que los restaurantes no están a favor o en contra de los fumadores ni intentan evadir una ley que no es equitativa, por lo que se limitará a recomendar despachos jurídicos a sus afiliados interesados en llevar adelante los juicios.
Ciudad de México.- El presidente de La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Francisco Mijares Noriega, descartó promover amparos masivos contra la Ley de Protección a la Salud de los No Fumadores en el Distrito Federal.

Sin embargo, señaló, "queremos que haya una autorregulación y que el gobierno haga una campaña de conscientización entre los fumadores. Nuestro negocio es servir y atender a la clientela y tanto tiene derecho el fumador como el no fumador".

Aclaró que los restaurantes no están a favor o en contra de los fumadores ni intentan evadir "una ley que no es equitativa" , por lo que la Canirac se limitará a recomendar despachos jurídicos a sus afiliados interesados en llevar adelante los juicios.

Mijares Noriega dijo que no se sabe cuántos establecimientos han recurrido al amparo e insistió que desde un principio señalaron que que la ley era inequitativa porque sólo podrían hacer la división física restaurantes que tuvieran espacio y dinero; porque aunque tuvieran capacidad económica, por su tamaño les resultaría imposible construir el muro.

"Estamos conscientes de que tarde o temprano todos los restaurantes deberán ser de no fumadores, pero primero debe haber una concientización promovida por el gobierno, de que en un plazo determinado no se podrá fumar en los establecimientos" , señaló.

Recordó que esta industria propuso una autorregulación en el sentido de que cada establecimiento decidiera si es de fumadores o no fumadores, al tiempo que hubiera una campaña del gobierno para informar que a partir de 2009 no se podría fumar en los restaurantes.

Asimismo, detalló que la Canirac ha recibido llamadas de propietarios de restaurantes para conocer su postura sobre los amparos y "la respuesta es que es decisión de cada uno de los propietarios. Los hemos apoyado en el sentido de recomendarles despachos que pudieran llevar, si así lo desean, los amparos".

Explicó que los restaurantes tienen una arquitectura definida, "de tal forma que no se pueden hacer divisiones sin romper con un trabajo que se hizo para tener un establecimiento agradable".

Las modificaciones, además, representarían costos de entre 100 mil y 200 mil pesos, dependiendo del restaurante, "eso también llevaría una carga adicional mensual, al tener que poner un equipo independiente de extractor de aire con lo que el consumo de energía eléctrica se elevaría" .

En cuanto al amparo que ganó la cadena de restaurantes VIPS contra la nueva ley, opinó que se debió a que el gobierno del Distrito Federal no tiene un sustento jurídico para decir por qué se reserva 70 por ciento de los espacios del restaurante para no fumador y 30 por ciento para fumadores, "y por qué no 80-20 o 60-40; esto se convierte en una ley que no es equitativa".