Notimex
París.- El presidente francés Nicolas Sarkozy descartó hoy, ante mil 800 policías y gendarmes, que los disturbios juveniles registrados esta semana indiquen una crisis social, y calificó la situación de "vandalocracia".
"Lo que ha pasado en Villiers-Le-Bel no tiene nada qué ver con una crisis social, pero tiene todo qué ver con la 'vandalocracia' (voyoucratie en francés)", declaró Sarkozy, reunido con los agentes en el distrito parisino de La Defense.

Los disturbios se desataron el domingo pasado en el suburbio parisino de Villiers-Le-Bel, cuando dos adolescentes de 15 y 16 años de edad murieron al chocar en una moto contra una patrulla de policía, un hecho que los jóvenes de la localidad consideraron intencional.

La tensión se redujo la noche del miércoles, luego de tres jornadas de enfrentamientos que incluyeron el incendio de edificios públicos y automóviles, y que dejaron unos 64 policías heridos, algunos con perdigones, así como varias decenas de detenidos.

El gobernante, en un mensaje sobre temas de seguridad, rechazó las actitudes "que pretenden encontrar en cada delincuente una víctima de la sociedad, en cada motín un problema social", reportaron medios locales.

Sarkozy dijo a los policías que "si dejamos que un pequeño vándalo se convierta en un héroe en su ciudad (...) es un insulto a la República y a su trabajo".

Reiteró su oferta de llevar ante la justicia a los autores de los disparos contra la policía en los incidentes de la noche del lunes pasado, los más violentos de la semana, y sostuvo que ese tipo de ataques "no se puede dejar impune, es una prioridad absoluta".

En cuanto a la organización interna de las fuerzas de seguridad, Sarkozy anunció que la gendarmería volverá a la jurisdicción del Ministerio del Interior, pero sin fusionarla con la policía.

La víspera, luego de una visita a China, Sarkozy prometió castigar a quien haya hecho uso de armas contra la policía, y ofreció a las familias de los dos jóvenes muertos el domingo la apertura de una investigación judicial sobre el incidente.