Roma, Italia.- Un grupo de desconocidos irreverentes arrojó este viernes en la tarde una sustancia que tiñó de rojo el agua de la célebre fuente de Trevi, en el centro de Roma, suscitando la curiosidad de miles de turistas.
El acto fue reivindicado por el grupo "FTM Acción Futurista 2007", que dejó folletos en los que anuncia el nacimiento de un movimiento basado en "una concepción violenta de la vida y de la historia, que exalta la batalla contra la paz y desprecia a los aduladores pelotudos del poder y esclavos del mercado global".

En el folleto se rinde homenaje al movimiento artístico futurista nacido en París en 1909 y sus posiciones de avanguardia, "de todos contra todos con espíritu de lucha y sana violencia", sostiene.

Igualmente ataca la Fiesta del Cine de Roma, que se inauguró el jueves: "A ustedes el tapete rojo, a nosotros una ciudad entera rojo bermellón", escribieron.

El futurismo fue un movimiento ideológico y espiritual que pretendía a inicios del siglo XX revolucionar las ideas, el arte, la literatura y el lenguaje y que el régimen fascista de Benitto Mussolini elevó a arte oficial.

"Queremos que en esta sociedad gris y burguesa triunfe el color", clama la nota de reivindicación.

Toda la céntrica zona fue cerrada por la policía, mientras las imágenes de la fuente donde la bella actriz Anita Ekberg se sumergió en el mítico filme la Dolce Vita han dado la vuelta al mundo.

Se teme que la sustancia dañe el monumento barroco, todo en mármol y construido en 1762, debido a que el circuito de agua es cerrado y el colorante ha recorrido todas las cañerías que tiene la fuente.