Brenda Delabra / Vanguardia
Saltillo, Coah.- A punto de convertirse en "elefante blanco" se encuentra el Gimnasio Nazario S. Ortiz Garza, pues sobrevive de las bajas rentas que fija el patronato, las cuales son insuficientes para dar el mantenimiento adecuado.
Seis años después de haber sido concluido como un escenario de primera calidad, se encuentra bajo la sombra del descuido y la falta de recursos para mantenerlo en condiciones, a pesar de tener un patronato conformado por la UAdeC, la SEC y la propia Secundaria Federal Nazario S. Ortiz Garza.

En un recorrido por la instalación, se nota el paso del tiempo, pues desde la fachada se aprecia el graffiti, en el interior, el descuido de sanitarios, aparatos de gimnasio incompletos, butacas rayadas, lámparas fundidas y desperfectos en la duela, mismos que no han podido repararse, ¿por qué?, la respuesta: no hay un presupuesto.

La actual presidenta del patronato, profesora Martha Mora, quien funge también como directora de la Secundaria 1, reconoció que el gimnasio se ha descuidado por las instituciones que lo operan, mientras ella en su cercanía con la instalación ha procurado mantenerlo en buenas condiciones.

"No estamos divorciados de ninguna manera, estamos con el pendiente de poder lograr más porque estamos en pláticas permanentes, tanto los compañeros directivos de la preparatoria (Narváez) que están como secretarios, vocales y que ellos a su vez están platicando con el rector para lograr ese apoyo que se requiere".

El no tener un presupuesto designado para el mantenimiento de la infraestructura, es un dolor de cabeza que se incrementa cuando las instituciones solicitan el uso del gimnasio, argumentando que no tienen recursos para solventar la renta, siendo está la única entrada de dinero para darle una "manita de gato". 

"Falta mantenimiento que no es el suficiente, la cantidad de aparatos, porque se cuenta con un solo tipo, y de alguna manera tenemos la presencia de mucho estudiantado, sobre todo de la universidad, a lo mejor no se ve ni se siente la necesidad imperiosa de lo que se refiere a mantenimiento, pero sí se requiere mucha inversión".

¿Qué sucederá con el gimnasio que recibe a cientos de deportistas y espectadores durante el año, en qué lo convertirán las autoridades?