Nancy Díaz/Excélsior
"Obviamente la tasa de desempleo seguirá más elevada que antes de la crisis, y es por la gravedad de la crisis que ha golpeado a México. Y ante ello, no creo que regresaremos pronto al nivel de antes de la crisis", afirmó Patrick Lenain, jefe de la División de Estudios Económicos de la OCDE.
México, D.F..- El creciente desempleo seguirá siendo un "lastre" para México durante los próximos dos años, que incluso, podría detener la recuperación, sentenció la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

De acuerdo con el organismo internacional, la histórica tasa de desocupación afrontada en los últimos meses, continuará aumentando hasta mediados de 2010 y bajará "ligeramente" al cierre de 2011. Pero regresar a los niveles previos a la crisis, será complicado.

Al presentar su informe Panorama Económico Mundial 2009 del segundo semestre, la entidad multilateral precisó que el mercado laboral mexicano terminará 2010 con una tasa de desocupación de 6.3% de la Población Económicamente Activa (PEA), y en 2011 observará una mínima recuperación y cerrará en 5.9% de la PEA.

"Obviamente la tasa de desempleo seguirá más elevada que antes de la crisis, y es por la gravedad de la crisis que ha golpeado a México. Y ante ello, no creo que regresaremos pronto al nivel de antes de la crisis", afirmó Patrick Lenain, jefe de la División de Estudios Económicos de la OCDE.

Por su parte, Cyrille Schwellnus, economista para México del organismo, agregó que el crecimiento del desempleo seguirá siendo un "lastre", pues tendrá un fuerte impacto en el consumo privado y en la demanda interna, que incluso, podría obstaculizar la recuperación.

"Evidentemente será un lastre para el consumo privado y la demanda interna. De hecho, consideramos que podría ser un riesgo que subestimamos en nuestro pronóstico, ya que la gente que no labora reducirá el nivel de consumo privado, y ello tendrá efectos negativos en el crecimiento económico. Este es un gran riesgo."

En videoconferencia desde París, Lenain también lamentó la "alta inflación", que ha dificultado la recuperación.
"Las cosas hubieran sido más fáciles para México con una inflación más baja. Pero si lograran las reformas y hubiera competitividad, los precios podrían bajar."

Finalmente, estimaron que la actividad económica del país caerá 8.0% en 2009, para crecer 2.7% durante 2010.