Claudia Olinda Morán
El color verde con que se pintó el edificio rehabilitado por la Universidad Autónoma de Coahuila y que alberga las oficinas de la Comisión para la Conservación del Patrimonio de Coahuila, rompe con la calidez de los colores con que se distingue el Centro Histórico.
Sin embargo, según el reglamento del Centro Histórico, no hay una prohibición explícita sobre los colores a utilizarse ya que únicamente limita el uso de dos colores y que no sean "brillantes".

El artículo 24 de este reglamento menciona que ``en los inmuebles ubicados en el Centro Histórico sólo se podrán utilizar los colores autorizados por la Junta de Protección y Conservación".

"Se permite utilizar en un inmueble hasta dos colores, uno para los macizos y otro para los elementos ornamentales".

En el artículo 22 se prohíbe el uso de pinturas de aceite, esmaltes o acabados brillantes y subdividir una fachada con varios colores.

Aun así, la Dirección del Centro Histórico "sugiere" a los vecinos el uso de una gama de colores cálidos, lo que identifica y estandariza el aspecto de esta zona de la ciudad, sin embargo, en apariencia ahora lo que se trató fue de "destacar" el edificio rehabilitado.