La Jornada
De comprobarse la ilegalidad, en algunos casos, como el rebase de topes de campaña, la sanción extrema llega a la cancelación del registro como candidatos a diputados federales, procedimiento que comenzará el próximo miércoles.
México, D.F..- A pesar de los compromisos ofrecidos y las obligaciones reglamentarias, los partidos políticos tomaron con poca seriedad la presentación de informes de gastos de las precampañas, lo que motivará que la unidad de fiscalización del Instituto Federal Electoral (IFE) inicie mil 464 procedimientos expeditos para verificar la legalidad del proceso interno de quienes aspiran a ser diputados federales. Hoy por la tarde el Consejo General conocerá y avalará el inicio de dichos procedimientos.

La cifra es independiente de los procedimientos que se iniciarían contra los suplentes de los que serían registrados como candidatos. Del total de revisiones que realizará el IFE, sólo en dos casos -relacionados con el partido Convergencia- se trata de posibles rebases del tope de gastos de precampaña, que fue ubicado en 214 mil pesos.

Cabe destacar que de comprobarse la ilegalidad, en algunos casos, como el rebase de topes de campaña, la sanción extrema llega a la cancelación del registro como candidatos a diputados federales, procedimiento que comenzará el próximo miércoles.

En mil 380 casos, la unidad de fiscalización hace referencia al incumplimiento de los requisitos para la presentación de los informes de gastos de precampaña, sea porque la documentación soporte está incompleta, no se cumplieron los requerimientos fiscales que acrediten la legalidad de dichos documentos o porque las cuentas bancarias utilizadas no cumplen los requisitos establecidos en el reglamento de fiscalización, entre otras irregularidades.

Conforme al dictamen que se presentará en la sesión de esta tarde, los dos únicos casos de violaciones a topes de campaña corresponden a Juan Antonio Domínguez Garrido, quien se reporta con un gasto de 225 mil 494 pesos, y David Lazque Guerrero, con 226 mil 330 pesos, ambos de Convergencia.

En cambio, las irregularidades en relación con inconsistencias en la documentación aquejan prácticamente a todos los partidos. En el caso de Acción Nacional, el dictamen indica que en 81 casos los informes presentados reflejan irregularidades en el reporte, que requieren de investigación a efecto de valorar si se apegaron a la legalidad en el gasto. En el PRI son 331; el PRD, 58; el Partido del Trabajo, 239; el Partido Social Demócrata -el que tiene mayores problemas-, 652; al Partido Verde Ecologista de México le serán revisados sólo cuatro precandidatos, y a Nueva Alianza, 15.

Finalmente, otro de los capítulos del dictamen es el referido a aquellos precandidatos que no presentaron informes de precampaña, donde el PT y el PRI encabezan la lista.